script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-3540427766068146" crossorigin="anonymous"> Saltar al contenido

¿Cómo comer sano y variado?

¿Cómo comer sano y variado?

Plato de comida sana

Aimee Pink, Laura Wilkinson y Menna Price no trabajan, consultan, poseen acciones ni reciben financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no han revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Es bien sabido que una dieta saludable puede ayudar a reducir los riesgos de enfermedades relacionadas con el sobrepeso o la obesidad, como algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Como parte de una dieta saludable, los expertos de todo el mundo aconsejan a las personas consumir una variedad de alimentos. En el Reino Unido, por ejemplo, la Guía de Alimentación del Servicio Nacional de Salud (NHS) divide los alimentos en grupos (hidratos de carbono con almidón, frutas y verduras, lácteos o alternativas a los lácteos, proteínas y grasas). Para conseguir una “dieta equilibrada”, la guía aconseja a las personas que se propongan comer una determinada cantidad de alimentos de cada grupo.

Una de las razones por las que se incluye la variedad de alimentos en las recomendaciones es porque los diferentes alimentos tienen diferentes nutrientes. Llevar una dieta variada puede beneficiar nuestra salud al reducir los riesgos asociados a la desnutrición, que se produce cuando no obtenemos la cantidad adecuada de nutrientes de nuestra dieta. La desnutrición puede causar debilidad muscular, disminuir la movilidad, aumentar las enfermedades y provocar problemas respiratorios, entre otros síntomas.

Texto de alimentos saludables

La fruta y la verdura deberían constituir una parte importante de lo que comes cada día, así que piensa en ellas como las estrellas del plato. Cuando planifiques una comida, empieza por las verduras o la ensalada que quieres tomar y procura que llenen al menos la mitad de tu plato o cuenco.

A continuación, piensa en los carbohidratos ricos en fibra que quieres tomar con las verduras. Intenta elegir la versión integral, como la pasta o el arroz integrales. Estos pueden ayudarte a sentirte lleno durante más tiempo. Y si quieres picar algo entre horas, puedes cambiar las patatas fritas por palomitas de maíz.

Por último, piensa en añadir algo de proteína a tu comida. Puede ser carne, como pollo fresco, o legumbres, como lentejas y alubias, o pescado. El consumo de carne procesada y roja puede aumentar el riesgo de cáncer de intestino, así que intenta limitar la frecuencia de su consumo.

Los productos lácteos, como la leche y el yogur, pueden ser una buena fuente de proteínas, calcio y otras vitaminas. Pero la cantidad de grasa y azúcar depende de lo que comas. Intenta elegir opciones bajas en azúcar y grasa siempre que sea posible. El NHS tiene más información sobre productos lácteos saludables y alternativas a los mismos.

Plan de alimentación saludable

Se recomienda consumir menos de 5 g de sal al día (menos de una cucharadita al día) para los adultos con presión arterial normal. Muchos australianos consumen el doble de esta cantidad cada día. El 75% de nuestra ingesta de sal procede de los alimentos envasados y procesados que comemos a diario, como el pan, las carnes procesadas y las sopas. Reducir la comida para llevar te ayudará a reducir tu consumo de sal. Ponerlo todo en orden Si tienes que hacer bastantes cambios, al principio todo puede parecer un poco desalentador. Puede que te preocupe: Pero pronto te acostumbrarás. Cambiando tu forma de considerar la comida y con un poco de planificación, tus pequeños cambios pronto se sumarán. Cambia tu forma de pensar sobre la comida Hay muchos mitos sobre la comida sana. No elijas los alimentos basándote en falsas creencias. Algunas cosas que puedes probar: Formas de organizarse Planificar con antelación puede hacer que el cambio de hábitos alimentarios sea mucho más fácil: Abastece tu despensa y tu nevera con ingredientes fáciles de preparar y de cocinar.

Alimentos para una dieta saludable

Las Guías Alimentarias Australianas destacan la importancia de comer una amplia variedad de alimentos nutritivos. La Guía Australiana de Alimentación Saludable agrupa tipos de alimentos similares en cinco grupos diferentes. Los alimentos de cada grupo tienen nutrientes similares y suelen utilizarse de la misma manera en la cocina. Para asegurarte de que obtienes todos los nutrientes que necesitas, es importante que comas lo suficiente de los cinco grupos.

Aquí tienes unas cuantas ideas fáciles que te ayudarán a ampliar tus comidas y tentempiés y a experimentar todo un nuevo mundo de sabores y texturas. El placer de comer aumentará y tus papilas gustativas, tu salud y tu cuerpo te lo agradecerán.

Las verduras y las frutas tienen una amplia gama de bellos colores y texturas. Sólo hay que elegirlas ampliamente, prepararlas de forma sencilla y disponerlas de forma creativa, para conseguir un factor WOW! rápido y fácil. Elige sobre todo lo que es de temporada y añade lo más destacado de lo que está menos disponible y es más caro.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad