Saltar al contenido

Butifarra blanca se come cruda

Butifarra blanca se come cruda

Chistorra

Nuestro chorizo, de gran sabor, se compone de carne magra de cerdo, pimentón, sal y ajo.  Es un gran alimento y se puede combinar con muchos platos, enriquecedor, y constituye un componente ideal en nuestra dieta.

Para untar en pan o tostadas y para la preparación de revueltos. La morcilla de cebolla es también un complemento excepcional para la preparación de algunos platos típicos, como la fabada, las lentejas, los garbanzos y el cocido, entre otros.

Como tapa, se fríe en rodajas gruesas sobre una plancha muy caliente. También en guisos.  Hojaldres rellenos de arroz con leche, tostas de arroz con leche, crepes rellenos de arroz con leche, canelones de arroz con leche, pimientos del piquillo rellenos de arroz con leche,..

La receta ideal para comer butifarra diría sin duda, con alubias, con habas o con un buen pan con tomate rallado, aceite y sal. Aunque se pueden preparar en muchas más recetas.

Este kit consta de todo lo esencial para hacer un “Guiso o Cocido” español. Chorizo Bilbao, Morcilla de Cebolla, un trozo de Jamón Serrano con hueso y Tocino (panceta) hacen un cocido contundente y satisfactorio.

Chorizo grande

La butifarra es un producto de origen catalán, se trata de un embutido de cerdo que se condimenta con especias del que existen principalmente dos tipos, la butifarra fresca y la butifarra seca. El origen de la butifarra catalana se remonta al siglo XIV y su nombre deriva de la raíz latina de Botillo Berciano o butiello gallego.

A diferencia de otros embutidos, no contiene grasa, sólo carne magra de la punta del lomo y, a veces, otros cortes de carne magra de cerdo. Como mucho, se añade un poco de tocino picado como condimento, pero nunca alcanza grandes proporciones (por ejemplo, la mitad) como en otros embutidos de otros países. A veces, la carne picada se cuece ligeramente en el horno o se condimenta, por ejemplo, con champiñones picados antes de rellenarla.

La mezcla de salchichas se amasa manualmente y luego se embute en tripas gruesas de cerdo de 32-36 mm. A continuación, se marca la tripa en cada tramo con hilo de algodón grueso y se separa en diferentes salchichas, sin cortar, enrollando cada una con la tripa.

El embutido se sirve con mongetes (judías blancas) es la forma tradicional más popular de consumir este producto, típicamente también en un bocadillo con queso manchego o a la plancha con mostaza o alioli. Pero más allá de estas preparaciones, la cultura culinaria catalana siempre ha reivindicado el protagonismo de la butifarra en un recetario diverso y abundante.

Salchicha Boudin

La butifarra se basa en recetas antiguas, ya sea la salchicha romana botulu o la lucanica, a base de carne de cerdo cruda y especias, con variantes hoy en día en Italia y en la linguiça portuguesa y brasileña[cita requerida].

Normalmente, la butifarra blanca y la negra no necesitan cocción, pero a veces se hierven como ingrediente de la escudella i carn d’olla, un plato tradicional elaborado hirviendo verduras y carne; así como en la forma catalana de cocinar las habas.

En Sudamérica, las butifarras cocidas de muchos tipos se conocen como butifarras. En la costa de Colombia, la butifarra es una versión seca, más corta y casi redonda del embutido que se come con bollo de yuca y zumo de lima[2]. En Argentina y Uruguay, la butifarra es un embutido muy graso, tierno y blanquecino que se parece mucho más a un paté de tripa, la butifarra rioplatense se elabora con grasa y carne de cerdo finamente picada que se embute en una tripa blanda de salchicha y se hierve. En Paraguay, la butifarra es un chorizo graso finamente picado que suele prepararse en asado.

En Tabasco, México, la butifarra es un embutido corto muy popular entre los vendedores ambulantes, hecho de carne picada mixta de ternera y cerdo sazonada, frita y servida normalmente con una pila de tortillas partidas por la mitad a cada lado[3][4].

Embutido español

La Butifarra Catalana es un embutido blanco elaborado a base de carne de cerdo, ajo y especias. Una delicia catalana, un embutido blando y jugoso, totalmente cocido, que es ideal para asar o utilizar en guisos o servido con huevos o judías.

Mejillones en Escabeche – Mejillones de Albo de las Rías Gallegas, perfectamente limpios, fritos en aceite de oliva y con una rica salsa de escabeche.    En Conservas Albo seleccionamos los mejores mejillones y los introducimos en la lata a mano uno a uno. Si no los ha probado, hágalo, no tienen comparación.

Los mantecados son dulces tradicionales de Navidad que tienen su origen en Estepa en el siglo XVI. La receta se ha mantenido esencialmente igual desde entonces. E. Moreno elabora Mantecados de la mejor calidad con denominación de “Indicación Geográfica Protegida” (I.G.P.) otorgada por la Unión Europea.

El Chorizo Blanco es un embutido curado elaborado con lomo de cerdo de primera calidad, ajo y otras especias.    Un lento proceso de curación le confiere su aroma y sabor característicos. Exactamente igual que el Chorizo Soria sin embargo no se utiliza pimentón. Similar a la soprassatta italiana, este embutido es un participante permanente en la escena de tapas de España.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad