Saltar al contenido

Hueva de atun

Hueva de atun

Sushi de huevas de atún

La bottarga es un manjar de huevas de pescado saladas y curadas, típicamente de mújol o atún rojo (bottarga di tonno). La versión más conocida se produce en torno al Mediterráneo; alimentos similares son el karasumi japonés y el wuyutsu taiwanés, más suave, y el eoran coreano, de mújol o tambor de agua dulce. Tiene muchos nombres y se prepara de diversas maneras.

La forma italiana puede fecharse hacia 1500, ya que la forma griega de la palabra, transliterada al latín como “ova tarycha”, aparece en De Honesta Voluptate (c. 1474), de Bartolomeo Platina, el libro de cocina impreso más antiguo. En un manuscrito italiano “estrechamente paralelo” al libro de cocina de Platina y fechado poco después de su publicación, “botarghe” aparece en el pasaje correspondiente[4].

La primera mención de la forma griega (‘oiotárikhon’) se produce en el siglo XI, en los escritos de Simeón Seth, que denunció el alimento como algo que debía “evitarse totalmente”[5], aunque una frase similar puede haber estado en uso desde la antigüedad con la misma denotación[6].

Huevas de atún Información nutricional

Su transacción es segura Trabajamos duro para proteger su seguridad y privacidad. Nuestro sistema de seguridad de pagos encripta su información durante la transmisión. No compartimos los datos de su tarjeta de crédito con terceros y no vendemos su información a terceros. Más información

Compre productos fabricados íntegramente o que hayan sufrido su última transformación sustancial en Italia. Descubra el escaparate del “Made in Italy”, una etiqueta sinónimo en todo el mundo de materiales refinados, atención al detalle y creatividad.

Frecuentemente comprados juntosPrecio total:Para ver nuestro precio, añada estos artículos a su cesta. Añadir ambos a la cesta Uno de estos artículos se envía antes que el otro. Mostrar detalles Ocultar detalles Elija artículos para comprar juntos.

La bottarga de atún rojo es una de las excelencias gastronómicas sicilianas más famosas. Su sabor, natural y genuino, da a sus platos un toque mediterráneo. Excelente para condimentar su pasta, pero también para platos únicos a base de pescado y ensaladas frescas. Disponible en varios tamaños, el salmonete Sr. Moris se caracteriza por su olor intenso y ligeramente aromático, que confiere a los platos un sabor único y delicado, con un refinado gusto a mar. La bottarga es un alimento de gran valor, consistente en huevas de mújol o atún, especialmente abundantes en nuestras aguas, sometidas a un largo proceso de salazón y secado. Es un producto único en el mundo y al mismo tiempo un pequeño “lujo” culinario que reservar para una comida o cena especial. Su sabor, natural y genuino, da a sus platos un toque mediterráneo. Fabricado en Italia, Roma

Receta de huevas de atún

A menudo llamada el caviar de los pobres, la bottarga es la palabra italiana para designar unas densas huevas de pescado curadas que se elaboran con atún, salmonete o pez espada. Para hacer bottarga, se masajea la bolsa de huevas del pescado hasta que desaparecen sus bolsas de aire. Después se seca y se cura en sal marina, endureciéndose en una tableta densa al cabo de unas semanas. A continuación, la bottarga se corta en troncos y se recubre de cera de abejas, asemejándose a una salchicha petrificada, una técnica que se remonta a los fenicios. La bottarga tiene un sabor muy salado que puede compararse al de las anchoas secas, pero con una textura más sedosa. Se conserva bien en el frigorífico y un poco rinde mucho. A menudo rallada con moderación, como las trufas, sobre una tortilla o pasta, la bottarga también puede cortarse en trozos muy pequeños, rociarse con zumo de limón y servirse como aperitivo.

A menudo llamada el caviar de los pobres, la bottarga es la palabra italiana que designa unas densas huevas de pescado curadas, elaboradas a partir de atún, salmonete o pez espada. Para hacer bottarga, se masajea la bolsa de huevas del pescado hasta que desaparecen sus bolsas de aire. Después se seca y se cura en sal marina, endureciéndose en una tableta densa al cabo de unas semanas. A continuación, la bottarga se corta en troncos y se recubre de cera de abejas, asemejándose a una salchicha petrificada, una técnica que se remonta a los fenicios. La bottarga tiene un sabor muy salado que puede compararse al de las anchoas secas, pero con una textura más sedosa. Se conserva bien en el frigorífico y un poco rinde mucho. A menudo se ralla con moderación, como las trufas, sobre una tortilla o pasta, pero también puede cortarse en trozos muy pequeños, rociarse con zumo de limón y servirse como aperitivo.

Huevas de salmón

Sho Spaeth lleva 16 años trabajando en el mundo editorial y de los medios de comunicación. Antes de incorporarse a Serious Eats, trabajó en The New York Times durante una década. Sho ha escrito para Time Magazine, The New York Times, The Baffler Magazine y Conde Nast Traveler, entre otras publicaciones.

Puede que lo conozca como karasumi, servido junto con sake o cerveza en algún izakaya. Quizá lo haya oído llamar eoran si lo come junto con otro anju (comida coreana para beber), regado con un trago de soju. O quizá lo llames de otra manera: los griegos lo llaman avgotaraho; los franceses, poutarge. En Croacia lo llaman butarga, que se parece más al nombre con el que está familiarizada la mayoría de la gente en Estados Unidos, si es que están familiarizados con él: bottarga. O quizá la conozca por su nombre en árabe, butarkah, del que deriva su nombre italiano.

No importa cómo se llame, el producto es esencialmente el mismo: la bottarga es la bolsa de huevas de un pescado, normalmente salmonete, que se sala, se masajea para expulsar las bolsas de aire y luego se prensa y seca. Es un manjar en todo el mundo, y se remonta a la antigüedad. Al parecer, una vez que el hombre conoció esta técnica de conservación, extrajo las huevas del pescado, las saló y las secó para obtener un alimento básico muy sabroso y resistente a la putrefacción. La bottarga es maravillosa para comer con verduras, rallada sobre casi cualquier fécula o cereal, o sola, cortada en rodajas finas y aliñada con un poco de sal o salsa de soja, un chorrito de limón y un chorrito de sabroso aceite.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad