Saltar al contenido

Ingredienti sangria

Ingredienti sangria

Sangría española

Coloca las ramas de canela y los clavos en un infusor de té para que sea más fácil sacarlos después 16. Coloque el infusor directamente en el bol o, si lo prefiere, añada las especias sin utilizar el infusor. Por último, vierta el coñac 17, remueva y cubra el bol con film transparente 18. Deje reposar en el frigorífico unas horas o, mejor aún, toda la noche.

Si prefieres darle a la sangría un toque menos dulce, utiliza seltz o gaseosa en su lugar y, si quieres, puedes añadir la fruta que desees, sólo asegúrate de que no esté tan madura como para que se deshaga. Recuerda que, para que la sangría esté llena de sabor, tendrá que reposar con sus ingredientes durante al menos 2 o 3 horas (es mejor hacerla con un día de antelación). Aquí tienes algunos consejos sobre los buenos vinos que puedes utilizar: Jumilla, vinos de Alicante y Valencia; también se suelen utilizar vinos de Rioja y Priorat. En cuanto a los vinos italianos, puede optar por un Bonarda sin gas, un Cannonau di Sardegna o un Salice Salentino tinto.

Se desconoce el origen exacto de la sangría, pero parece que, al contrario de lo que se podría pensar, no es española. De hecho, se dice que esta popular bebida fue inventada en las Antillas por marineros ingleses que encontraron una forma de eludir la prohibición de beber el ron local solo mezclándolo con fruta y miel.

Vino para sangría española

Daniel se unió al equipo culinario de Serious Eats en 2014 y escribe recetas, reseñas de equipos y artículos sobre técnicas de cocina. Antes fue editor gastronómico en la revista Food & Wine y redactor de la sección de restaurantes y bares de Time Out New York.

¿Quiere hacer temblar a un snob del vino? Eche unos cubitos de hielo en la copa. O, peor aún, añada fruta. Sin embargo, muchos de mis amigos italianos y españoles lo hacen sin dudarlo, y vaya si lo disfrutan. Para ellos, el vino es tan cotidiano como la sal: está siempre presente y no necesita tantos mimos como insisten algunos puristas. Pero incluso los puristas del vino, según mi experiencia, no ponen objeciones a una jarra helada de sangría cuando se la ponen delante, un poco de disonancia cognitiva para dar paso a la innegablemente deliciosa combinación de vino frío, azúcar y fruta.

Al menos desde la época de los romanos, el vino se manipulaba, se adulteraba y, cuando sabía más a vinagre que a lo que hoy consideraríamos vino, se cubrían sus muchos defectos. La miel, la fruta, las especias y otros ingredientes se añadían al vino para hacerlo más apetecible y, aunque hoy en día los estándares de elaboración del vino han mejorado tanto que ni siquiera el vino barato necesita intervenciones extravagantes, sigue siendo divertido hacerlo.

Sangría con ron

La sangría es un cóctel para compartir. Una jarra fresca y vibrante de este ponche español servida durante una reunión de amigos y familiares -quizás durante una barbacoa o un viernes por la noche- garantiza una sonrisa en la cara de todos.

Pero, ¿qué es la sangría aparte de un favorito del verano? Más allá de ser un invento español, poco se sabe sobre los orígenes de la sangría. En general, se cree que el nombre procede de la palabra española “sangre”, sin duda en referencia al color rojo intenso de la bebida. Aparte de eso, se trata de simplicidad y sabor.

Aparte de unos pocos ingredientes básicos, la sangría es maravillosamente adaptable. Una receta de sangría puede variar mucho según la región y, lo que es más importante, según lo que haya disponible. A la hora de saber cómo preparar sangría en casa, recuerde siempre que se trata de un cóctel perfectamente adaptado a la espontaneidad. ¿Qué fruta se pone en la sangría? Diríamos que cualquier fruta que quede en la cocina y que parezca una apetitosa Sangría.

Podría decirse que no hay nada más sencillo que una receta fácil de sangría, porque se puede adaptar a cualquier cosa que tengas a mano. Una botella de licor, una búsqueda en el fondo del armario de los licores, un buen chorro de limonada Premium y lo que te quede en el frutero pueden dar como resultado una bebida sorprendentemente deliciosa y refrescante. Esa es la belleza de la sangría: la puede preparar cualquiera, de muchas formas diferentes, todas ellas un plato fuerte de la fiesta.

Ricetta sangría di valencia

Quizás mi recuerdo de aquella primera copa sea un poco parcial. Acabábamos de llegar a Barcelona tras un largo y agotador viaje en tren, y después habíamos caminado lo que parecían kilómetros cargando mochilas de 18 kilos hasta llegar a nuestro Airbnb. Estábamos cansados y hambrientos, por no decir otra cosa.

Tradicionalmente, los españoles toman café por la mañana, trabajan un poco, descansan por la tarde (o siesta), trabajan un poco más y se retiran por la noche a comer tapas y beber buen vino con la gente que quieren. Finalmente, se duermen para volver a hacerlo al día siguiente. Si eso no suena a paraíso, no sé qué lo hará.

Se cree que las primeras versiones de la sangría se originaron hace más de 2.000 años, cuando los romanos, a su paso por la Península Ibérica, plantaron viñedos por el camino. Y como el agua potable no era segura, a menudo se fortificaba con vino, especias y hierbas.

Las primeras versiones de lo que hoy conocemos como sangría se elaboraron en Inglaterra y Francia en el siglo XIX, y la sangría acabó popularizándose tras su llegada oficial a Estados Unidos en la Exposición Universal de Nueva York de 1964.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad