Saltar al contenido

La sal de mar tiene yodo

La sal de mar tiene yodo

Producción de sal marina

Por término medio, los estadounidenses consumen aproximadamente 1,5 cucharaditas de sal al día, que aportan 3.400 miligramos de sodio, según la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. La mayor parte de esta sal procede de alimentos procesados y comidas en restaurantes, pero otra parte proviene de la sal que se añade a los alimentos durante o después de cocinarlos.

Debido al creciente conocimiento sobre los alimentos procesados y los productos alimentarios, muchos consumidores han cambiado la sal de mesa por la sal marina. A diferencia de la sal de mesa, que está procesada, la sal marina se extrae de la tierra de forma natural y no contiene yodo.

Consejo La sal marina no contiene yodo, un oligoelemento necesario que es vital para el buen funcionamiento de la glándula tiroides. Si utiliza sal marina en lugar de sal yodada, es posible que tenga que añadir a su dieta otros alimentos ricos en yodo, como el alga kelp, el nori, el bacalao salvaje, las gambas y los huevos.

El yodo es un oligoelemento necesario para el correcto funcionamiento de la tiroides. El tiroides utiliza el yodo para producir las hormonas tiroideas tiroxina (T3) y triyodotironina (T4), que ayudan a regular el metabolismo y a mantener el funcionamiento óptimo del corazón, el cerebro y otros órganos. La T3 y la T4 también intervienen en la activación de la hormona estimulante del tiroides o TSH.

Cuánto yodo al día

Aunque la sal marina suele comercializarse como más natural o saludable, no deja de ser cloruro sódico. Ambos tipos de sal son “naturales”: la sal marina sólo procede del mar, mientras que la sal de mesa procede de yacimientos subterráneos.  “Básicamente, todo esto es marketing”, explica a NPR Mark Kurlansky, autor de “Salt: A World History”, declaró a NPR. “Mar suena mucho mejor que [sal] de roca. Pero si el producto es puro, es lo mismo”.

Las diferencias entre ambas son la textura y el procesado. A la sal de mesa yodada se le ha añadido yodo y se le han eliminado otros minerales. A veces también se añade un aditivo para evitar la formación de grumos y conseguir el efecto “cuando llueve, escampa” (¿sabía que esa frase proviene del lema de Morton Salt?)En zonas del mundo alejadas de la costa -como los Grandes Lagos y el noroeste del Pacífico- el yodo no está presente en los alimentos en niveles elevados, por lo que en los años 20 se añadió yodo a la sal de mesa para tratar la deficiencia de yodo y los problemas de tiroides y los grandes bultos en el cuello llamados bocios que la acompañan. Sin yodo en la sal, estos problemas de salud podrían reaparecer.ligeras trazas de otros minerales no comestibles dan a algunas sales marinas sus colores, y posiblemente un ligero cambio en el sabor, pero estos minerales no tienen efectos sobre la salud porque están presentes en cantidades muy pequeñas.

Alimentos ricos en yodo

La sal marina es cada vez más popular. Se considera un ingrediente principal en muchos postres y aperitivos, y muchas recetas la piden por su nombre. A menudo, términos como “orgánico”, “natural” y “puro” también acompañan a los productos que contienen sal marina, aludiendo a que es una alternativa saludable a la sal de mesa. Pero, ¿es realmente una razón para volver a poner el salero en la mesa?

Las principales diferencias entre la sal marina y la sal de mesa radican en su sabor, textura y procesamiento. La sal marina procede del agua de mar evaporada y está mínimamente procesada, por lo que puede conservar trazas de minerales. Los minerales que contiene la sal marina dependen de la masa de agua de la que se evapora. Esto también puede afectar al sabor o el color de la sal. En términos de salud, los minerales son menores y se consumen fácilmente a través de la ingesta diaria de alimentos.

La sal de mesa común procede de las salinas y se procesa para eliminar los minerales. Además del yodo -un nutriente esencial que ayuda a mantener sana la tiroides-, la sal de mesa suele contener un aditivo para evitar la formación de grumos.

Yodo en el salmón

El exceso de sodio en la dieta estadounidense contribuye a una serie de problemas cardiovasculares, desde la hipertensión arterial y el ictus hasta el infarto, la insuficiencia cardiaca y otros. Reducir el consumo de sal suele ser bueno para el corazón y las arterias. Pero, ¿podría esta estrategia tener la consecuencia no deseada de provocar una deficiencia de yodo en algunos estadounidenses?

El yodo es un elemento que se encuentra principalmente en el agua de mar y en los suelos cercanos al mar. El cuerpo humano necesita yodo para producir la hormona tiroidea. Durante el desarrollo fetal, la infancia y la niñez, la hormona tiroidea es esencial para que el cerebro y el sistema nervioso se desarrollen con normalidad. Una cantidad insuficiente de yodo y, por tanto, de hormona tiroidea, puede provocar retraso mental, enanismo, pérdida de audición y otros problemas. Más adelante en la vida, la hormona tiroidea controla el metabolismo. Los adultos que no ingieren suficiente yodo pueden desarrollar bocio (una inflamación de la glándula tiroidea en forma de mariposa situada en el cuello), y la baja producción de hormona tiroidea puede provocar un metabolismo lento, poca capacidad de razonamiento, infertilidad, cáncer de tiroides y otras afecciones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad