Saltar al contenido

Pollo que es

Pollo que es

Granja avícola

Encontrar un veterinario avícola capacitado o cualquier veterinario que acepte tratar a los pollos es extremadamente difícil, si no imposible para muchos, y nada deja a un criador de pollos más desamparado que no saber cómo ayudar a un miembro enfermo de la manada. Este artículo cubre las pautas básicas a seguir cuando se cuida de un pollo enfermo sin un veterinario.

Los pollos dan señales sutiles de que se encuentran mal y, si pasamos tiempo con ellos, podremos detectar los signos de que están enfermos. Los indicios más comunes de que una gallina está enferma son: esconderse, inactividad, cresta o barbas pálidas, excrementos inusuales, postura inusual, letargo, falta de apetito y reducción de la producción de huevos.

AISLARLa prioridad nº 1 es proporcionar a la gallina enferma un entorno tranquilo, protegido y cálido, alejado de la bandada, donde pueda ser observada de cerca. La separación de la bandada lo mantiene protegido de ser intimidado o picoteado por otros miembros de la bandada y protege al resto de la bandada de lo que puede ser una condición contagiosa.    En este artículo muestro una variedad de configuraciones para la enfermería.

Pollo plural

Existe una gran variedad de razas de gallinas, desarrolladas para la producción de huevos, carne o por su aspecto. Aunque muchas razas se adaptan a los patios traseros, algunas son mejores que otras. Las razas medianas y grandes son buenas para los inviernos fríos. Un temperamento apacible y una buena puesta de huevos son también ventajas. Si se hace referencia a un ave bantam, se trata de una versión pequeña de una raza concreta. Tendrá el mismo aspecto, pero será más pequeño.

Los pollos son omnívoros. Comen cereales, frutas, verduras e insectos. Por lo general, las gallinas deben alimentarse con piensos equilibrados en vitaminas, minerales y proteínas. Una dieta sana para gallinas ponedoras debe contener también concha de ostra triturada para la producción de huevos y arenilla para la digestión. Una gallina de 1,80 kg consume aproximadamente 1,5 kg de pienso a la semana.

Les encantan los restos de fruta y verdura de la cocina y el jardín, así como el pan. El maíz y la avena triturados son un buen capricho para las gallinas que no satisface todas sus necesidades nutricionales, pero que está bien con moderación.

Pollo macho

La gallina (Gallus gallus domesticus) es una especie de ave de la selva domesticada, con atributos de especies salvajes como la gallina gris y la gallina de la selva de Ceilán[1], originarias del sudeste asiático. Gallo es un ave macho adulta, y un macho joven puede denominarse gallito. Un macho castrado es un capón. Las hembras adultas se llaman gallinas y las sexualmente inmaduras, pollitas. En la actualidad, los seres humanos crían pollos principalmente como fuente de alimento (consumen tanto su carne como sus huevos) y como animales de compañía. Tradicionalmente también se criaban para las peleas de gallos, que aún se practican en algunos lugares.

Los pollos son uno de los animales domésticos más comunes y extendidos, con una población total de 23 700 millones en 2018[actualización],[2] frente a los más de 19 000 millones de 2011. Hay más pollos en el mundo que cualquier otra ave. Existen numerosas referencias culturales a los pollos: en los mitos, el folclore y la religión, y en el lenguaje y la literatura[cita requerida].

Los estudios genéticos han apuntado a múltiples teorías sobre el origen materno dentro de Asia meridional, el sudeste asiático y Asia oriental,[3] pero el clado que se encuentra en América, Europa, Oriente Medio y África se originó en el subcontinente indio. Desde la antigua India, los pollos se extendieron por el Mediterráneo oriental. Aparecen en Egipto a mediados del siglo XV a.C.; el “ave que da a luz todos los días” procedía de la tierra entre Siria y Sinar, Babilonia, según los anales de Tutmosis III[4][5][6] Se conocen en Grecia desde el siglo V a.C.[7][8].

Razas de pollos

Naturalmente, algunas plantas son venenosas para las gallinas, igual que las hay para otros animales domésticos, como perros y gatos. Sin embargo, es problemático elaborar una lista absoluta de lo que no se debe tener en el jardín. En muchos casos, si no en la mayoría, tener una planta venenosa en el jardín no tiene por qué causar problemas.

Por ejemplo, los narcisos son venenosos para la mayoría de los animales, incluidas las gallinas. Pero mucha gente tiene perros o gatos, así como bonitos jardines de primavera en sus patios, porque los perros y los gatos generalmente no comen estas plantas venenosas. A mis gallinas tampoco les interesa comerse mis narcisos.

Recuerda que las gallinas son aves buscadoras de comida por naturaleza. Prueban una pequeña muestra de la mayoría de las plantas para determinar qué es bueno comer y qué no, y parecen tener una habilidad bastante buena para determinar de qué deben mantenerse alejadas. Si dejas que tus gallinas críen a tus pollitos, les enseñarán lo que es bueno y lo que es malo.

Que tus gallinas coman cosas que son malas para ellas dependerá también de tu situación particular. Por ejemplo, si tus aves tienen un corral pequeño y desnudo sin nada más alrededor para buscar comida y alimentarse, puede que al final se sientan lo bastante tentadas como para consumir lo que de otro modo no habrían tocado. Lo mismo ocurre con perros y gatos. Aunque no es muy probable que tu gato o tu perro se coman la dedalera que tienes fuera, las plantas de interior pueden ser una tentación, porque son las únicas plantas que hay alrededor. Por eso, si das a tus gallinas acceso a pastos frescos con muchas cosas buenas que comer, es menos probable que molesten a las plantas que les harán daño.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad