Saltar al contenido

¿Cómo se les dice a las tortillas en España?

¿Cómo se les dice a las tortillas en España?

Qué ingredientes puede encontrar en una tortilla española

Dependiendo del lado del Océano Atlántico en el que vivas, la palabra “tortilla” se refiere a uno de dos alimentos muy diferentes. En América, las tortillas son panes planos hechos de trigo o maíz. Pero en España, y por extensión en la mayor parte de Europa, la palabra “tortilla” recuerda inmediatamente a una gruesa tortilla española rellena de gruesas rodajas de patata.

La tortilla española es en realidad un pastel de huevo, parecido a una frittata o a una quiche con incrustaciones, y suele servirse a temperatura ambiente en porciones para el desayuno o como tapa. Cuando los invasores españoles se toparon con los panes planos de maíz indígenas de América Latina, llamados tlaxcalli en la lengua azteca náhuatl, la vaga similitud estructural de un plato redondo y plano que se mete en la boca fue suficiente para que se le diera el nombre de tortilla. No es el primer caso de un extranjero que estropea tanto un nombre que inventa uno nuevo, pero sí uno de los más conocidos y extraños. Bueno, al menos ambas palabras empiezan por la letra t.

Tortilla mexicana

La tortilla se suele comer como merienda ligera, para esperar hasta la cena, en bocadillo o en trozos pequeños como tapa entre otros bocados en bares y restaurantes. También se puede comer como plato principal de una comida. Es una receta muy versátil que está presente en todo el panorama gastronómico español porque se puede hacer en cualquier momento.

Al igual que muchas recetas tradicionales icónicas en todo el mundo, es difícil precisar el origen exacto de la tortilla. Pero como el ingrediente estrella es la patata, sabemos que no puede tener más de 500 años, ya que la patata (como el maíz, la caña de azúcar y tantos otros alimentos) no existía en Europa y fue traída de América durante la época colonial.

Además, sabemos que cuando las patatas llegaron a Europa se utilizaban sobre todo para alimentar a los animales, porque la mentalidad europea de la época era que los alimentos que salían de la tierra no eran aptos para el consumo humano. Afortunadamente, se equivocaron y con el tiempo se cambió esa percepción.

La teoría del origen más común gira en torno al general Tomás de Zumalacárregui. Cuenta la leyenda que, estando de visita en una casa de la región de Navarra, la pobre ama de llaves no tenía nada para prepararle una comida, así que juntó los escasos ingredientes que tenía (huevos y patatas) para hacer algo. Muchos platos tradicionales nacieron así de la necesidad, más que de un proceso de elaboración meditado que mezclara texturas y sabores. Otra versión de esa historia dice que el general sirvió eso a sus tropas durante el asedio de Bilbao en 1835. Creo que las dos versiones se pueden fusionar y que sirvió eso a sus tropas después de probar la creación culinaria accidental, sobre todo porque ambos lugares (Navarra y Bilbao) están muy cerca el uno del otro en el noreste de España.

Para qué sirve el comal

Al igual que una quiche, la tortilla puede servirse caliente o fría y en cualquier momento del día. Puede encontrarlas en los menús de casi todos los restaurantes y cafeterías del país. Las tortillas portátiles también son un buen tentempié o una comida ligera para llevar. Los españoles suelen cortar una en trozos grandes, ponerlos en rebanadas de pan y comerlos mientras conducen. Otra forma habitual de comer una tortilla es dentro de un bocadillo. Basta con cortar un trozo de baguette, partirlo por la mitad a lo largo e introducir un trozo de tortilla. Cuando se viaja por España en tren o autobús, es frecuente ver bocadillos con tortilla de chorizo sacados de las bolsas de viaje o de los bolsos durante el trayecto.

Tortilla española vs frittata

La palabra tortilla es un diminutivo de torta, una de las varias palabras españolas para “pastel”. Torta significa cosas diferentes en los distintos países, y lo mismo ocurre con su forma diminuta. En México y Centroamérica, la tortilla suele referirse al pan plano a base de harina de maíz o de trigo que los estadounidenses conocen y adoran. En España, se refiere más bien a un plato tipo frittata de huevos y patatas. Este último, a diferencia del primero, puede describirse legítimamente como un pastel salado: Es espesa, rica y complaciente.

Nunca diría que la tortilla española es superior a la mexicana: cada una es importante y necesaria a su manera. Pero sí quiero sugerir que quizá, cuando los estadounidenses escuchamos la palabra “tortilla”, nuestra mente no debería saltar automáticamente al pan plano. Porque nos estamos perdiendo.

Una vez hecho esto, la mayor parte del aceite se escurre. (Es absolutamente necesario guardar este aceite infundido de cebolla y patata en el frigorífico y utilizarlo en otros platos salados: las verduras asadas estarán sublimes durante semanas). Pero este escurrido no significa que la tortilla sea un plato bajo en grasas. No se trata de eliminar por completo el aceite de las patatas cocidas antes de añadir los huevos; no hay que secar el exceso de aceite con papel de cocina ni nada parecido. Necesitas algo de esa grasa residual para ayudar a que la superficie de la tortilla quede crujiente y dorada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad