script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-3540427766068146" crossorigin="anonymous"> Saltar al contenido

¿Por qué a los niños no les gustan las verduras?

¿Por qué a los niños no les gustan las verduras?

Obligar a su hijo a comer verduras

Las verduras del género Brassica, como el brócoli, la coliflor, el repollo y las coles de Bruselas, son los enemigos de muchos niños e incluso de algunos adultos. Incluso el ex presidente George H.W. Bush declaró su aversión al brócoli. Ahora, los científicos saben qué es lo que probablemente esté detrás de esto.

El estudio revela que las bacterias de la boca pueden mezclarse con ciertas enzimas de estas verduras, produciendo un olor desagradable y sulfuroso. En concreto, las verduras Brassica contienen un compuesto llamado sulfóxido de S-metil-ʟ-cisteína. Éste produce un potente olor cuando interactúa con la misma enzima procedente de las bacterias del microbioma oral de una persona.

Irónicamente, el estudio concluye que los padres deberían culpar a su propio microbioma si a sus hijos no les gusta comer brócoli. Estudios anteriores muestran que los niveles de este compuesto productor de olores varían de un adulto a otro. Sin embargo, los padres y sus hijos suelen tener composiciones de microbioma muy similares en su saliva.

Teniendo esto en cuenta, el investigador Damian Frank y un equipo que trabaja en la agencia nacional de ciencia de Australia (CSIRO) examinaron cómo reaccionan tanto los adultos como sus hijos a las verduras Brassica en función de la composición de su microbioma. En primer lugar, el equipo descubrió que los niños con niveles más altos de estos compuestos volátiles en su saliva hacen que no les guste el brócoli, la coliflor y otras verduras Brassica.

Por qué las verduras saben mal si son buenas para la salud

La mayoría de los padres se esfuerzan por conseguir que sus hijos coman verduras. No son los únicos, y este es un problema no sólo aquí en Singapur, sino también a nivel internacional. He aquí algunas estadísticas para poner el panorama en perspectiva:

El miedo a los alimentos nuevos o desconocidos, también conocido como neofobia alimentaria, es un comportamiento natural de los niños pequeños, que alcanza su punto máximo cuando tienen entre 2 y 6 años. Además, es el periodo en el que el niño empieza a desarrollar su independencia en la elección de alimentos y en el gusto. De ahí que la combinación de estos dos factores acabe a menudo en una guerra a la hora de cenar entre padres e hijos, y a veces con la otra mitad.

Sabor desagradablePregunte por ahí cuál es la principal razón por la que la gente (niños y adultos por igual) no come verduras, y la respuesta que obtendrá con toda probabilidad es que las verduras son amargas. Este sabor amargo se debe a la presencia de calcio y fitonutrientes naturales. Los fitonutrientes son un término que engloba los fenoles y polifenoles de origen vegetal, los flavonoides, las isoflavonas, los terpenos y los glucosinolatos, y sirven como sistema de autodefensa natural de la planta.

¿Son las papilas gustativas de los niños más sensibles

Getty Images/iStockphotoTodos hemos pasado por eso. Si piensas en tu infancia, hay algunos recuerdos que destacarán: el día que aprendiste a montar en bicicleta (sin ruedas de entrenamiento ni caídas), tu primer día de colegio, las salidas de vacaciones, hacer los mejores amigos para siempre en la escuela… Y, por supuesto, todas las veces que tus padres intentaron alimentarte con repugnantes coles de Bruselas y brócoli empapados. ¿Y recuerdas tu primer sorbo de cerveza, vino o café? Publicidad

Lo más probable es que, ahora que eres un adulto y puedes lavar tu propia ropa (con suerte), te guste la cerveza, el vino y el café. Una teoría popular al respecto es que, con el tiempo, nuestras papilas gustativas cambian. Aunque es bonito pensar que nuestras papilas gustativas de bebé crecen hasta hacerse inteligentes y cambian para apreciar las cosas de los adultos, esto no es necesariamente cierto.Según Russell Keast -profesor de ciencias sensoriales y alimentarias y director del Centro de Ciencias Sensoriales Avanzadas de la Universidad de Deakin- nuestra aversión a las verduras y a las bebidas “adultas” tiene que ver con fascinantes razones evolutivas.GettyPublicidad

No comas nada verde

Tu hijo come alegremente cualquier cosa. Te sientes muy feliz por lo fácil que es introducir verduras nutritivas en su cuerpo en crecimiento. Y de repente, de la nada, las verduras verdes son los alimentos más rechazados en el plato de tu hijo. ¿Te ha pasado esto? ¿Por qué todos los niños odian las verduras verdes durante un tiempo y qué se puede hacer al respecto?  ¿Por qué mi hijo rechaza todo lo verde? Cuando se trata de que un niño pequeño rechace ciertos alimentos, a menudo me pregunto si hay un comportamiento innato subyacente que muestran durante las diferentes fases de desarrollo. Para mí, si puedo entender por qué mi hijo se comporta así, puedo responder adecuadamente (¡y con más paciencia!). Entonces se convierte en algo con lo que podemos comunicarnos y en una oportunidad para que aprenda. Pero cuando se trataba de que rechazara las verduras, no veía ninguna razón por la que fuera algo innatamente bueno, dado que son tan saludables para nosotros.  Por suerte, ¡alguien ha investigado por nosotros!

Batido con verduras verdes (para niños)A menudo los batidos verdes están absolutamente llenos de frutas verdes, y un poquito de verdura verde (¿te has dado cuenta?). La realidad es que hay que comer muchas verduras verdes para obtener suficientes nutrientes. Más de lo que la persona típica pone en un batido verde. Así que voy a compartir con vosotros mi batido secreto, ¡con verduras verdes! No es verde, es más bien morado, así que si tus hijos se divierten con los colores, puedes ponerlo en un vaso de batido de acero inoxidable con la pajita de acero inoxidable. Una vez que lo prueben, ¡no les importará de qué color es! Batido de verduras verdesMezcla lo siguiente: Las bayas, el plátano y el yogur lo endulzarán lo suficiente como para que ni siquiera noten todo el delicioso verdor que están ingiriendo. Y si están acostumbrados a un batido más dulce, yo añadiría unos cuantos dátiles para el hierro, y poco a poco les iría quitando el dulzor de los dátiles para conseguir un batido de verduras verdes de bajo IG.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad