script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-3540427766068146" crossorigin="anonymous"> Saltar al contenido

¿Quién inventó la crema pastelera?

¿Quién inventó la crema pastelera?

Crema pastelera

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Febrero de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Si la gelatina se ablanda y se incorpora al chiboust o a los plombieres, se puede utilizar como bávaro. El chiboust o las plombieres también pueden servir de relleno de suflé, siempre que la base sean las claras de huevo; la mezcla se “hinchará” y proporcionará un suflé cremoso.

Natillas frente a crema pastelera

La historia de los hojaldres de crema se lee como una novela de misterio, dejando al chef preguntándose “¿quién lo hizo?”. Se desconoce quién inventó esta delicada receta de hojaldre, aunque los chefs saben en qué siglo se mencionó por primera vez este delicioso postre en libros de cocina y menús de restaurantes.

Muchos cocineros y pasteleros se transmiten las recetas de boca en boca. Las recetas pueden llamarse de una manera en Francia y de otra en Inglaterra, una cosa en la cocina de la reina y otra en la del alcalde. Esto dificulta el seguimiento de la historia de los bollos de crema y mezcla el mito con la realidad.

Uno de los mitos que rodean la historia de los bollos de crema es que fueron inventados por la cocinera de Catalina de Médicis. Catalina de Médicis, hija de la famosa familia italiana del Renacimiento, era la reina de Francia. Las leyendas que rodean la historia del hojaldre de crema atribuyen a la cocinera de Catalina en la corte real de Francia la invención de este sabroso postre. Dado que Catalina era una mecenas de las artes, muchos suponen que su elevado gusto por el arte se extendía al arte de la cocina.

Receta de crema pastelera

Su elaboración es muy sencilla: se combinan leche, azúcar, huevos, almidón y un aromatizante, y se calientan juntos para aprovechar el poder espesante de los huevos y el almidón. Sin embargo, si se hace de forma incorrecta, puede quedar demasiado dura, demasiado líquida o incluso demasiado sosa. En mi primer trabajo de repostería, hice muchas tandas con grumos, quemadas o que recordaban vagamente a una sopa.

He aprendido de esos primeros errores, y la mayor lección es ésta: Si entiendes y sigues las técnicas básicas, es fácil. Si quieres ir directamente al grano, ve a la receta. Pero si quiere saber más sobre las técnicas, le explicaré los pasos clave para el éxito, y le ofreceré instrucciones sobre cómo aplicar la técnica básica para hacer cremas pasteleras de chocolate y limón.

La elección de la leche influye en el sabor, el cuerpo y la textura de la crema pastelera. Probé la leche entera (que es la que se utiliza en la mayoría de las recetas de crema pastelera) frente a la leche desnatada, la mitad y la nata espesa, y descubrí que hay una buena razón por la que la leche entera es la más común. Proporciona un cuerpo completo, un rico sabor y una textura suave y cremosa sin igual.

Crema pastelera con mitad y mitad

Pastelería francesa: la historia. Sumérjase en la fascinante historia de la pastelería francesa. Descubra por qué se introduce una judía en la Galette des Rois, cómo se inventó la auténtica charlotte francesa, por qué la madeleine tiene forma de vieira y qué relación tienen los cannelés con los vinos de Bordaux… He aquí la verdadera historia de la pastelería francesa. Segunda parte…

En Francia comemos la galette des rois (el pastel de los reyes) en la Epifanía, (hoy primer domingo de enero) es el día en que los tres reyes magos guiados por la estrella llegaron hasta Jesús que acababa de nacer. Los tres reyes magos entregaron a Jesús regalos: oro, incienso y mirra.La tradición de comer una galette en esta fecha se remonta al siglo XIII. Se reparte la galette en número de comensales más una parte (parte del Buen Dios o parte de la Virgen) que se entrega al primer transeúnte pobre.Una vez cortada la galette, el más joven de los comensales se esconde bajo la mesa y designa la porción para cada uno. El que encuentra el haba es el rey del día y puede llevar la corona de la galette.En cuanto al haba, la tradición se remonta a la época de los romanos, en el siglo XI.    Escondían un trozo de arget, de oro o una simple judía blanca en una barra de pan para designar al cocinero.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad