Saltar al contenido

Como hacen las albondigas

Como hacen las albondigas

Albóndigas italianas

Aprende a hacer albóndigas con esta receta que es la mejor receta de albóndigas que he probado nunca. He utilizado una combinación de carne de cerdo, ternera y vaca, pero puedes hacerlas sólo con carne picada y siguen teniendo un gran sabor. Definitivamente, utilice pan rallado fresco y rallar el queso fresco en lugar de utilizar la variedad enlatada … Realmente marca la diferencia.

– Carne picada: Esta receta de albóndigas utiliza una mezcla de carne picada de vacuno y cerdo. Puedes cambiarla según lo que tengas a mano.- Condimentos y hierbas: Estas albóndigas están aromatizadas con ajo fresco, perejil fresco de hoja plana italiano y pimienta negra molida.- Huevos: Los huevos evitan que las albóndigas se sequen y actúan como aglutinantes, lo que significa que ayudan a mantener los ingredientes unidos.- Queso: Necesitará una taza de queso romano recién rallado. Si puede, evite el rallado para esta receta.- Pan italiano: Es preferible el pan italiano ligeramente duro. Si tu pan está blando, prueba a dejarlo reposar toda la noche.- Agua: Añade poco a poco agua a la mezcla antes de enrollar las albóndigas. Mantendrá las albóndigas agradables y húmedas. Algunos críticos prefieren usar leche.- Aceite de oliva: Fríe las albóndigas en aceite de oliva.

¿Cómo se consigue que las albóndigas se peguen?

Añadir un huevo ligeramente batido, pero no demasiado. El huevo actúa como aglutinante de los ingredientes, pero sólo se necesita una pequeña cantidad. Un huevo pequeño será suficiente para una libra de carne picada. Como alternativa, si sigues una dieta sin huevo, puedes remojar el pan fresco en leche, exprimiendo el exceso de leche, para utilizarlo como aglutinante.

¿De qué están hechas las auténticas albóndigas suecas?

En un tazón grande, mezcle la carne molida, el cerdo molido, la cebolla picada, el pan rallado, los condimentos, los huevos y la crema de leche. Usando las manos, combine los ingredientes completamente hasta que estén bien mezclados. Forme albóndigas de una pulgada de tamaño y envuélvalas bien. Reservar hasta que se utilice toda la mezcla.

Albóndigas en la freidora de aire

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas sus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos del día de partido.

En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puede añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.

Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.

“Estas albóndigas son fáciles de preparar, tienen un gran sabor y utilizan ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.” -Diana Rattray

Auténticas albóndigas italianas

Aunque algunas recetas de albóndigas requieren un huevo, como nuestra receta, pueden hacerse sin él. Los huevos se incluyen en algunas recetas para ayudar a unir la mezcla, pero si se utilizan demasiados huevos para la cantidad de carne picada, las albóndigas quedarán demasiado densas.

Las albóndigas caseras son muy fáciles de congelar. Asegúrese de dejarlas enfriar completamente antes de meterlas en una bolsa apta para el congelador. Para preparar las albóndigas congeladas, ponlas en la nevera para que se descongelen, y luego vuelve a calentarlas en el microondas, en el horno o en una olla con salsa en la encimera.

Albóndigas suecas

Daniel se unió al equipo culinario de Serious Eats en 2014 y escribe recetas, reseñas de equipos y artículos sobre técnicas de cocina. Anteriormente fue editor de alimentos en la revista Food & Wine y redactor de la sección de restaurantes y bares de Time Out New York.

Durante varias semanas me dediqué a tratar de averiguar cómo hacer las mejores albóndigas al estilo italoamericano. A mitad de camino, mi entonces novia (ahora esposa) Kate probó una tanda, me miró y dijo: “Cariño, lo has conseguido”.

Estaba persiguiendo una imagen que tenía en mi mente de lo que sería la albóndiga perfecta, y no iba a dejar de hacerlo hasta que lo consiguiera. Lo que imaginaba era una albóndiga lo suficientemente grande como para que pareciese fuerte, pero tan ligera y tierna que una cuchara pudiese deslizarse a través de ella sin apenas resistencia; un flotador, no un plomo, como dijo Ed un día en la oficina. En muchos sentidos, me imaginaba la versión de albóndiga de una bola de matzá, sin peso y que goteaba jugos cuando la cortabas.

Entonces, una noche de vacaciones, solo en casa tras un largo día de pruebas, me senté con un bol de albóndigas en salsa roja de ese día. Introduje mi cuchara en una, sacando un trozo con facilidad. La humedad cubrió la superficie expuesta. Le di un mordisco y mis ojos se llenaron de lágrimas de grasa de vaca y cerdo. Así es como lo hice.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad