Saltar al contenido

¿Cuándo se toma la sopa miso?

¿Cuándo se toma la sopa miso?

¿Es malo comer sopa de miso todos los días?

Si alguna vez ha ido a un restaurante de sushi o a un restaurante japonés en Estados Unidos, es probable que le hayan ofrecido una porción de sopa de miso como aperitivo, en lugar de una ensalada con un sabroso aderezo de jengibre y naranja o junto a ella. Pero, ¿sabía que la sopa de miso no se sirve tradicionalmente como aperitivo, sino como tentempié con sake o como parte de la comida principal, mezclada con verduras o pescado al vapor y servida con arroz? (según Just One Cookbook). O que la sopa de miso era antiguamente un lujo que sólo consumían los nobles más ricos de Japón (vía MisoTasty).

Estos datos son sólo algunas de las muchas cosas que quizá no sabía sobre esta especialidad japonesa. El miso es rico en nutrientes y tiene numerosos beneficios para la salud. Con una historia que se remonta a cientos de años, la omnipresencia y la popularidad del miso no tienen parangón en Japón. El miso está fuertemente vinculado a los famosos samuráis de Japón y se rige por normas de etiqueta muy específicas. La sopa de miso cuenta con una larga historia y una cultura que están listas para ser descubiertas.

El nombre de la sopa de miso nos da una pista sobre uno de sus principales ingredientes. En efecto, la sopa de miso se elabora con pasta de miso. Las recetas de pasta de miso suelen combinar soja con granos como el arroz o la cebada, sal y koji, que es un moho que fermenta los demás ingredientes.

¿Los japoneses desayunan sopa de miso?

La sopa de miso (味噌汁, misoshiru) es una sopa tradicional japonesa que consiste en un caldo dashi en el que se mezcla pasta de miso ablandada. Además, hay muchos ingredientes opcionales (diversas verduras, tofu, abura-age, etc.) que pueden añadirse dependiendo de las recetas regionales y de temporada, y de las preferencias personales. En la cultura gastronómica japonesa, la sopa de miso es un representante de los platos de sopa servidos con arroz. La sopa de miso también se llama Omiotsuke (御味御付).

La cantidad de tiempo transcurrido también afecta a su sabor: una pasta de miso que ha sido fermentada durante un periodo de tiempo más corto, como un miso blanco, proporciona un sabor más ligero y dulce, mientras que una que ha sido fermentada durante un periodo más largo, como un miso rojo, da a la sopa de miso un sabor más fuerte y profundo[3].

Los caldos dashi más comunes para la sopa de miso están hechos de niboshi (sardinas pequeñas secas), kombu (algas secas), katsuobushi (finas virutas de bonito seco y ahumado (similar al atún listado)) o hoshi-shiitake (shiitake seco). El kombu también puede utilizarse en combinación con el katsuobushi o el hoshi-shiitake. El kelp y/o el shiitake dashi sirven como caldo de sopa vegetariana[5].

Cómo comer sopa de miso con cuchara

La sopa de miso, una de las bases de la comida japonesa, se puede encontrar ahora en todo el mundo. Elaborada con sabores tradicionales japoneses, la sopa de miso es a la vez deliciosa y nutritiva: tiene un alto contenido en proteínas y pocas calorías.

Se cree que más de tres cuartas partes de los japoneses consumen sopa de miso al menos una vez al día. Los orígenes de este popular plato se remontan a la antigüedad. Se convirtió en una “comida diaria” para los samuráis durante el periodo Kamakura (1185-1333), y, durante la época de las guerras civiles japonesas. La receta de su “pasta instantánea” se desarrolló para que los comandantes militares la consumieran, lo que convirtió a la sopa de miso en una comida fácil de preparar y accesible.

La sopa de miso se elabora con pasta de miso y con un caldo de pescado tradicional japonés llamado Dashi. El caldo Dashi (la base de la sopa) se elabora con sardinas secas, algas secas y virutas de bonito ahumado o setas shiitake secas. Además, la pasta de miso es lo que da a la sopa la mayor parte de su sabor.

Una vez hecha la sopa, se pueden añadir algunos ingredientes más para añadir texturas y sabores. Se trata de una cuestión de preferencia personal, y se puede añadir lo que se quiera, aunque las adiciones típicas incluyen cebollas crujientes o en rodajas, tofu, espinacas, setas, huevo, pescado y/o marisco. Una vez lista, la sopa suele servirse como guarnición de una pequeña porción para complementar una comida, como un plato de arroz, sashimi o filete.

Cómo comer sopa de miso

Se ha dicho que el miso y el arroz para los japoneses son como “la carne y las patatas para los americanos”. El miso es el condimento tradicional de Japón y un alimento saludable. Hacer miso es un arte. Se pueden encontrar cientos de variedades de este clásico alimento japonés en todo el país y, al igual que el vino y el queso, refleja las costumbres locales, casi hasta el punto de tener una D.O.P. El proceso de fermentación y envejecimiento de cada miso implica una multitud de factores, desde el tipo de koji utilizado hasta la técnica de cocción e incluso la duración del tiempo, todo lo cual da lugar a variaciones de sabor, color y textura. Elaborado a partir de soja fermentada, sus beneficios para la salud están bien documentados.    En este viaje a Japón, en la ciudad de Matsumoto, conocimos a Hayashi san, el presidente y maestro del miso shinshu en Marusho Jozo. A través de nuestras conversaciones, descubrí que tiene 80 años. Sin embargo, el hombre no parece tener más de 65 años. La complexión de su piel, su tersura y, sobre todo, su agilidad para subir la escalera a los barriles de miso eran impresionantes. Le pregunté cuál era su secreto. La sopa de miso, por supuesto. Todas las mañanas, su mujer le preparaba sopa de miso para desayunar. Esto fue suficiente para convencerme de que el miso puede ser la respuesta y que todos deberíamos comer miso a diario.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad