script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-3540427766068146" crossorigin="anonymous"> Saltar al contenido

Cerveza sin alcohol tiene levadura

Cómo elaborar cerveza sin alcohol

Como recuerda el experto en cerveza John Hall (vía NPR), “las cervezas sin alcohol del pasado sabían a castigo”. Tal vez te iniciaste en la elaboración de cerveza casera durante la pandemia. Tal vez te convertiste en un mixólogo de cócteles. Sea cual sea el caso, la cerveza sin alcohol está viviendo un momento importante: Según Global Market Insights, el mercado de la cerveza sin alcohol en Estados Unidos superó los 9.500 millones de dólares en 2019, y se prevé que tenga una tasa de crecimiento anual compuesto constante del 7,5% de aquí a 2026.

Lo creas o no, la cerveza sin alcohol es bastante similar a las opciones de alcohol completo: ambas se fabrican de la misma manera. Según los profesionales cerveceros de About Alcohol, la cerveza se elabora a partir de una combinación de agua, levadura, grano de malta fermentado y lúpulo, unas flores en forma de cono que dan a la cerveza su sabor y aroma únicos. La malta se tritura hasta obtener una consistencia pastosa llamada mosto, y éste se fermenta con la levadura. Las cervezas sin alcohol pasan por el mismo proceso de elaboración, pero al final se realizan otros pasos para eliminar el contenido de alcohol.

La cerveza sin alcohol es buena para la salud

¿Sabes cómo se hace la cerveza sin alcohol? ¿Cómo tiene sabor? ¿Qué contiene? No hace falta ser un sommelier de cerveza para leer esta sencilla explicación para principiantes sobre qué es y cómo se hace la cerveza sin alcohol. Sólo tienes que ser una persona interesada en vivir una vida más sana y plena, no retenida por otra mañana de resaca desperdiciada.

La mayoría de las cervezas sin alcohol comienzan su andadura como una cerveza “normal”. Se hace un macerado, se extrae el líquido (mosto) y se hierve, se añade el lúpulo y se fermenta con levadura. La cerveza sin alcohol se embotella y llega a la mano. La cerveza sin alcohol da un giro diferente, ahora pasa a tener un contenido de alcohol reducido o eliminado antes de ser embotellada.

La cerveza sin alcohol contiene los mismos ingredientes que la cerveza normal, sin el alcohol. Es decir: agua, grano, levadura y lúpulo. Algunas llevan lactosa, un azúcar derivado de la leche, que también puede encontrarse en algunas cervezas de alta graduación. Un ingrediente que a veces se utiliza en la cerveza sin alcohol para imitar la textura efervescente de las cervezas “normales” es el dióxido de carbono.

Cerveza artesanal sin alcohol

La cerveza sin alcohol se remonta a la Edad Media con las cervezas pequeñas o de mesa (1% ABV) [R]. Debido a las deficiencias sanitarias de aquella época, la cerveza de bajo contenido alcohólico se elaboraba como alternativa al agua y era, de hecho, más segura.

La cerveza sin alcohol, tal y como la conocemos hoy en día, comenzó cuando los cerveceros elaboraron cervezas sin alcohol como respuesta a la Prohibición en EE.UU. en 1919. Durante la Prohibición, las bebidas con niveles de alcohol superiores al 0,5% ABV estaban completamente prohibidas.

La cerveza sin alcohol tiene varios beneficios para la salud. Uno de ellos es el contenido probiótico de la cerveza sin alcohol. La cerveza contiene probióticos como el yogur [R]. Las bacterias vivas y beneficiosas de la cerveza proceden de la fermentación de la levadura utilizada para fabricarla.

Aunque los cerveceros están obligados a indicar el contenido de alcohol de sus cervezas, este alcohol no es algo de lo que haya que preocuparse. Una botella de cerveza sin alcohol tiene el mismo contenido de alcohol que un zumo de naranja [R], o incluso menos.

Le daremos una visión general de las diferentes formas de eliminar el alcohol de la cerveza (“desalcoholización”), para que pueda elegir las técnicas o métodos más adecuados para su proceso de elaboración y flujo de trabajo de fermentación.

Comentarios

Elaborar cerveza con poco alcohol es un arte antiguo. En EE.UU., este producto, comercializado bajo la denominación errónea de “cerveza sin alcohol”, adquirió la reputación de ser acuoso y soso, con un toque de zapato viejo u orina. Aunque, para ser francos, hasta el movimiento de la cerveza artesanal de las dos últimas décadas, lo mismo podía decirse de la cerveza estadounidense convencional.

Pero con los bebedores cada vez más curiosos sobre los beneficios para la salud de la sobriedad, aproximadamente uno de cada seis estadounidenses expresa su interés en las bebidas, un 30% más que en 2019. Esa demanda ha reconfigurado la tecnología, y el sabor, de las opciones sin alcohol -definidas como menos del 0,5 por ciento de alcohol por volumen- en los Estados Unidos. “Nos acercamos a la festividad en la que se produce el mayor número de ventas de cerveza [sin alcohol] de todo el año”, afirma Dana Garves, fundadora del centro de pruebas de cerveza de Oregón BrewLab.

La cerveza sin alcohol obtiene su sabor de la fermentación, al igual que sus homólogas alcohólicas. Todas las bebidas fermentadas son una mezcla de microbios y residuos vegetales que contienen miles de sustancias químicas que dan forma a la textura, el sabor y el olor. Está el sabor del etanol, la resina del lúpulo, el dulzor del grano, y los sabores y olores de compuestos como terpenos, ésteres, sales y aminoácidos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad