Saltar al contenido

¿Qué diferencia hay entre la crema inglesa y la crema pastelera?

junio 23, 2022
¿Qué diferencia hay entre la crema inglesa y la crema pastelera?

¿Cuál es la diferencia entre la crema patissiere y la crema diplomática?

Las cremas pasteleras desempeñan un papel muy importante en la repostería y hay muchas para elegir a la hora de crear algo mágico. Aquí le explico los fundamentos, incluyendo los usos y para cada una y las diferencias entre ellas.

Sólo con oír la palabra «natillas» se nos viene a la cabeza algo delicioso, ¿verdad? ¿Qué son exactamente? En resumidas cuentas, se trata de un líquido que se espesa con huevos. El papel de los huevos en este caso es que actúan como mecanismo de coagulación al espesar el líquido. La coagulación consiste simplemente en que las proteínas que hay en los huevos (albúmina) se pegan y hacen que la mezcla líquida se vuelva espesa.

Acompáñenme mientras me pongo el sombrero de la ciencia de los alimentos por un minuto. En primer lugar, cuando las proteínas de los huevos se calientan por primera vez, hacen que se desnaturalicen, o se deshagan por así decirlo. Las proteínas suelen encontrarse en una estructura apretada y enrollada. El calentamiento hace que se rompan los enlaces que las mantienen unidas. En segundo lugar, una vez que esos enlaces se rompen, permite que estas proteínas se peguen y tomen el líquido. Como resultado, se obtiene una mezcla espesa. Bastante genial, ¿no? ¡Me encanta la ciencia!

Receta de crema inglesa

Una receta sencilla pero deliciosa de Creme Patissiere (crema pastelera de vainilla), una rica y cremosa crema pastelera que se utiliza en muchos tipos de postres. Esta receta no contiene gluten, y también es apta para productos lácteos. Si buscas una crema pastelera de chocolate, puedes encontrar esa receta aquí.

La crema pastelera (o Creme Patissiere) es una parte esencial de la pastelería, por lo que es una habilidad esencial que debes aprender si te gusta la panadería, la pastelería y los postres.  La crema pastelera es básicamente una deliciosa, rica y cremosa natilla espesada con almidón y huevos. Es un componente importante para muchos postres.

La crema inglesa es una crema pastelera líquida. Es una versión líquida de la crema pastelera. No suele espesarse con almidón (aunque algunos utilizan un poco de maicena para evitar que se revuelva), y normalmente sólo utiliza huevos/yemas de huevo. Es como una salsa espesa que se puede verter sobre los postres. Esta crema pastelera no se calienta hasta el punto de ebullición para evitar que los huevos se cuajen.

La Creme Patissiere es una crema más espesa. Se espesa con almidón y huevos/yemas de huevo y se puede aplicar con una pipeta. Se utiliza sobre todo para rellenar pasteles y otros postres. La crema pastelera se calienta hasta el punto de ebullición para que espese bien. Gracias al almidón, los huevos no se cuajan fácilmente.

Receta de natillas

La crema se elabora batiendo las yemas de huevo y la nata hasta que la yema esté casi blanca, y luego se añade lentamente la leche caliente, mientras se bate. A menudo se aromatiza con extracto de vainilla, azúcar o semillas. A continuación, se cocina la salsa a fuego lento (un calentamiento excesivo puede hacer que las yemas se cuezan, dando lugar a huevos revueltos) y se remueve constantemente con una cuchara hasta que esté lo suficientemente espesa como para cubrir el dorso de una cuchara, y se retira del fuego. También se puede poner la salsa en tazas de flan y hornearla al baño María hasta que las yemas cuajen. Si la salsa alcanza una temperatura demasiado alta, se cuajará, aunque se puede salvar colándola en un recipiente colocado en un baño de hielo[2] La temperatura de cocción debe estar entre 70 °C y 83 °C; cuanto más alta sea la temperatura, más espesa será la crema resultante, siempre que las yemas se incorporen completamente a la mezcla.

Diferencia de crema inglesa

La crema se elabora batiendo las yemas de huevo y la nata hasta que la yema esté casi blanca, y luego se añade lentamente la leche caliente, sin dejar de batir. A menudo se aromatiza con extracto de vainilla, azúcar o semillas. A continuación, se cocina la salsa a fuego lento (un calentamiento excesivo puede hacer que las yemas se cuezan, dando lugar a huevos revueltos) y se remueve constantemente con una cuchara hasta que esté lo suficientemente espesa como para cubrir el dorso de una cuchara, y luego se retira del fuego. También se puede poner la salsa en tazas de flan y hornearla al baño María hasta que las yemas cuajen. Si la salsa alcanza una temperatura demasiado alta, se cuajará, aunque se puede salvar colándola en un recipiente colocado en un baño de hielo[2] La temperatura de cocción debe estar entre 70 °C y 83 °C; cuanto más alta sea la temperatura, más espesa será la crema resultante, siempre que las yemas se incorporen completamente a la mezcla.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad