script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-3540427766068146" crossorigin="anonymous"> Saltar al contenido

¿Cómo conservar bien el hojaldre hecho?

¿Cómo conservar bien el hojaldre hecho?

¿Cuánto tiempo se puede conservar el hojaldre en el congelador?

Este PERFECTO hojaldre casero, fácil y rápido, es maravillosamente hojaldrado y mantecoso. Un delicioso hojaldre hecho desde cero que sabe infinitamente mejor que el hojaldre congelado comprado en la tienda y que sólo te lleva 30 minutos de tu tiempo? ¡Casi demasiado bueno para ser verdad!

La primera vez que publiqué esta receta de hojaldre en bruto fue en diciembre de 2014, apenas unos meses después de empezar este blog. Me encantó la receta entonces y me sigue encantando la receta y estoy muy orgullosa de ella. También la he hecho muchas veces desde entonces. Sin embargo, la única cosa de la que no estaba muy orgullosa era de las fotos en ese post original. Así que he decidido actualizar por fin este post sobre el hojaldre rugoso con mejores fotos, instrucciones y consejos paso a paso, y cómo y por qué deberías hacer este hojaldre rugoso rápido y fácil.

Originaria de Francia, la pasta de hojaldre clásica se elabora con una masa llamada détrempe (se pronuncia day-trahmp, una masa básica hecha con harina, agua y mantequilla) a la que se añade más mantequilla, se extiende, se dobla, se gira, se extiende, se dobla, se gira y así sucesivamente hasta que se han hecho varias vueltas. Este proceso se denomina “dar la vuelta a la masa” o “laminar la masa” y la idea es distribuir la mantequilla uniformemente en capas por toda la masa (laminar las capas de masa, con capas de mantequilla).

¿Se puede congelar el hojaldre horneado?

Coge un gran bloque de mantequilla maciza (¡yum!) y envuélvelo con masa de hojaldre. A continuación, enrolle, doble, enrolle la masa una y otra vez, creando miles de capas de masa separadas por la mantequilla. Los croissants, la pasta danesa y el Kouign-Amann también se hacen con masa laminada.

Se trata de una receta clásica que existe desde hace cientos de años. Entonces, ¿en qué se diferencia esta receta de todas las demás recetas de hojaldre que se pueden encontrar en Internet? Pues bien, a partir de mi investigación veo dos pequeñas pero significativas diferencias que creo que harán que tu hojaldre sea más ligero y tierno.

La primera es un truco que aprendí de Shirley Corriher. En su maravilloso libro Bakewise, explica que si se rocía la masa con agua fría antes de cada pliegue, la masa subirá más a medida que se hornea. El agua crea vapor entre las capas, empujándolas más arriba de lo normal. ¡Gracias, Shirley!

El otro pequeño cambio que hice fue añadir un poco de vinagre a la masa. El vinagre es ácido y ayuda a ablandar la masa. Hago lo mismo con mi masa para tartas. No se nota el sabor del vinagre, pero ayuda a evitar que se trabaje demasiado la masa.

¿Puedo hornear el hojaldre con antelación?

Las tartas -ya sean de frutas, de nueces o de calabaza, o de crema de chocolate- ocupan un lugar especial en la mesa de postres de las fiestas, así como en la cocina americana. Pero es tan decepcionante cortar esa hermosa tarta que has hecho sólo para descubrir que la corteza inferior está empapada. Pues bien, no es el único: mucha gente tiene problemas con la parte inferior de la corteza de la tarta, que se vuelve blanda y húmeda. Por suerte, hay algunos trucos sencillos para evitarlo, desde el lugar donde se coloca la tarta en el horno hasta la creación de una barrera entre el relleno y la corteza.

Una de las formas infalibles de asegurar una corteza de tarta crujiente es hacer lo que se llama horneado ciego. Esto significa simplemente que se hornea la corteza -ya sea completamente si se está añadiendo una crema o nata, o parcialmente si se necesita hornear toda la tarta- antes de añadir el relleno. Para evitar que la corteza burbujee, puede colocar un trozo de papel de pergamino y pesarlo con pesos para tartas antes de meterlo en el horno.

La rejilla del horno puede ayudar a conseguir una corteza más crujiente. Hornear la tarta en una rejilla más baja del horno concentrará el calor en la parte inferior de la tarta y ayudará a que la corteza esté crujiente. La corteza inferior tiene que retener toda la humedad y el líquido del relleno, por lo que es una buena idea tanto si tiene problemas con una corteza empapada como si no.

Cómo guardar el hojaldre después de hornearlo

Recorte el filete, si es necesario, de toda la grasa y los tendones. Sazonar con sal y pimienta. Calentar rápidamente un poco de aceite en una sartén grande. No hay que cocer la carne, sólo dorarla para sellar los jugos. Freír la carne sazonada por todas partes hasta que esté dorada. Retirar y dejar que se enfríe. Untar generosamente con la mostaza.

Picar los champiñones y triturarlos en un procesador de alimentos para formar un puré. Calentar una sartén hasta que esté caliente. Añadir el puré de setas y sazonar con sal y pimienta. Yo también añadí un poco de cebolla en polvo. Cocinar sin aceite/mantequilla hasta que esté seco y se haya evaporado todo el agua. La mezcla debe quedar pegada en forma de pasta. Reservar y enfriar.

Extienda un trozo de papel film y coloque las cuatro lonchas de jamón de York, cada una de ellas ligeramente superpuesta a la anterior. Repartir la mezcla de champiñones uniformemente sobre el jamón. Colocar el filete de ternera en el centro. Enrolle el prosciutto y los champiñones sobre la carne de vacuno formando un tronco apretado. Retorcer los extremos para asegurar el film transparente. Refrigere durante 10-15 minutos, esto permite que el Wellington se cuaje y ayude a mantener la forma.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad