Saltar al contenido

¿Cómo se llama la persona que se alimenta de peces?

marzo 17, 2022
¿Cómo se llama la persona que se alimenta de peces?

Tetra de diente de ciervo

El acuario tiene más de 700.000 visitantes anuales en la «ciudad de la estepa», que no tiene costa. Afirmando que bajo el agua es un mundo diferente, los buceadores dijeron: «Mientras trabajamos, también descansamos. La presencia de varios peces a nuestro alrededor nos hace sentirnos cómodos».

«Trabajo como buceador en el acuario del mundo submarino. Aquí nos encargamos de la alimentación y el mantenimiento del acuario. Antes también buceábamos en Mármara y el Egeo, pero no estábamos tan cerca de las criaturas como en el acuario. Ahora hay muchos tipos de peces aquí, desde pirañas hasta tiburones y meros. Establecemos relaciones estrechas con todos ellos. También descansamos mientras trabajamos. La presencia de varios peces a nuestro alrededor nos hace sentirnos cómodos», afirma.

Uçar, buceador de tres estrellas de la Federación Turca de Deportes Submarinos (TSSF), dijo que, además de alimentar a los peces con la mano, vigilan su salud como si fueran bebés, y añadió: «Alimentamos a los peces del acuario cuatro días a la semana. Nuestros ingenieros preparan la comida en función de la biomasa de los peces del acuario. Alimentar a los peces del acuario es emocionante, los cuidamos como si fueran bebés. Cuando hay criaturas que no comen, también informamos a los ingenieros y controlamos su salud. La gente observa cómo los alimentamos, muestra mucho interés».

Industria alimentaria

La lepidofagia es un comportamiento alimentario especializado de los peces que consiste en comer las escamas de otros peces[1]. La lepidofagia está muy extendida, ya que ha evolucionado de forma independiente en al menos cinco familias de agua dulce y siete familias marinas[2] Un comportamiento alimentario relacionado es la pterigofagia, que son peces que se alimentan de las aletas de otros peces[3].

Varios de estos comedores de escamas también se alimentan de aletas de otros peces y muchos peces omnívoros o depredadores pueden, en ocasiones, morder las aletas de otros peces. Sólo unos pocos son comedores de aletas especializados o pterigófagos, en particular Belonophago, Eugnathichthys y Phago (familia Distichodontidae), Aspidontus (familia Blenniidae) y Smilosicyopus (familia Gobiidae)[3][13] Un comportamiento algo relacionado se encuentra en Magosternarchus, que se alimenta de las colas (tanto de las aletas como del tejido conectivo) de otros peces cuchillo gimnotiformes[14].

Muchas especies de peces cíclidos han desarrollado cambios estructurales en sus dientes y boca, lo que les permite alimentarse mejor de las escamas de otros peces[15] Otras especies de peces tienen una morfología mejor adaptada al comportamiento de comer escamas. Muchas de sus estructuras orales se parecen mucho entre sí, incluso a lo largo de diferentes entornos, pero muchas también tienen modificaciones especializadas en la estructura de su mandíbula[16] Una especie específica de pez, llamada Roeboides prognathous, tiene una estructura de mandíbula extremadamente especializada para apoyar su comportamiento lepidofágico[16] Ciertas especies de siluro lepidofágico, Pachypterus khavalchor, tienen enzimas digestivas que les ayudan a romper más fácilmente las aletas, los ojos y las escamas de otros peces[16] Hay otras estructuras morfológicas que son importantes en el hábito de comer escamas. Hay seis especies de cíclidos lepidófagos que emplean estrategias de mimetismo agresivas con sus presas. Los colores de los peces cíclidos se asemejan enormemente a los de sus presas, pero estas especies de cíclidos no sólo comen las escamas de los peces a los que se asemejan, sino que depredan una amplia gama de especies[15].

Peces depredadores

Efectos de la restricción alimentaria y de la cría aislada o en grupo en la medición de la ingesta individual de alimentos y la estimación del índice de conversión alimentaria en tilapias juveniles del Nilo (Oreochromis niloticus) con fines de cría selectiva

Dado que la IF de un pez individual en días consecutivos es muy variable (Jobling y Koskela, 1996; de Verdal et al., 2017), el método ideal para medir la eficiencia alimentaria individual debe permitir la medición de la IF durante varios días consecutivos, de modo que se conozca con gran precisión la cantidad de alimento ingerido por un pez durante un período en el que logre un crecimiento significativo.

El segundo método, desarrollado hace tiempo (véase la revisión de Jobling et al., 2001) y adaptado a los estudios genéticos por de Verdal et al. (2017) consiste en criar pequeños grupos de peces en acuarios (de diez a quince peces juntos) y grabar en vídeo todas las comidas, suministrándose los pellets uno a uno en varios lugares diferentes del acuario para reducir la competencia entre los peces. Utilizando esta metodología y teniendo una identificación visible de todos los peces en el acuario, es posible contar el número de pellets comidos por cada pez individual, y en consecuencia, estimar su ingesta de alimento. La medición de la IF con este método es precisa, la ración de alimento puede ser óptima (no es necesario restringirla), permite las interacciones sociales entre los peces durante todo el periodo de cría, pero requiere mucho tiempo, ya que es necesario analizar todos los vídeos de todas las comidas.

Los peces como alimento

El alimento es el ingrediente más importante y costoso en la mayoría de los tipos de acuicultura en estanques. La alimentación permite una producción de peces y camarones mucho mayor que la que se obtiene de las redes alimentarias naturales de los ecosistemas de estanques. Sin embargo, los nutrientes de los piensos no se convierten completamente en carne de peces o camarones.

Los piensos no consumidos, las heces y los desechos metabólicos contaminan el agua de los estanques y hacen que su calidad se deteriore. La capacidad de los estanques para asimilar los desechos puede aumentarse mediante la aireación mecánica, pero hay un límite en la cantidad de alimento que puede utilizarse eficazmente en los estanques. Si se supera este límite, se deteriora la calidad del agua, se estresa a los animales de cultivo, aumenta la mortalidad y disminuye la eficacia de la conversión del alimento.

Sólo se come una parte del pienso aplicado. Los peces ingieren rápidamente los gránulos de pienso y, con una alimentación cuidadosa, se consume el 90% o más del mismo. Los camarones mordisquean los gránulos de pienso y es posible que no consuman directamente hasta el 40% del mismo. Entre el 70 y el 80 por ciento del alimento ingerido por estas especies de cultivo se absorbe a través del intestino, y el resto se convierte en heces.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad