script async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js?client=ca-pub-3540427766068146" crossorigin="anonymous"> Saltar al contenido

¿Cómo se utilizan los condimentos?

¿Cómo se utilizan los condimentos?

Guía de especias

Las especias y las hierbas se definen como sustancias derivadas de las plantas que añaden sabor a cualquier plato. Es difícil distinguir entre ambas. Las especias pueden proceder de las siguientes partes de la planta: raíces, rizomas, tallos, hojas, corteza, flores, frutos y semillas. Las hierbas suelen considerarse plantas no leñosas.

No se sabe cuándo empezó el ser humano a utilizar las primeras hierbas y especias como agentes aromatizantes. Está documentado que el ajo y la cebolla se utilizaban 4.500 años antes del presente. Los humanos utilizaban las especias para ayudar a conservar los alimentos antes de la refrigeración. También se utilizaban en las ceremonias religiosas.

Las especias y las hierbas tienen una importancia histórica y en su día fueron fuente de gran poder y riqueza. Los comerciantes árabes establecieron las primeras rutas comerciales de especias. Los griegos ampliaron las rutas comerciales hacia el Mediterráneo. El Imperio Romano tenía un gran control y poder con el comercio de especias. Naciones marítimas como Portugal, España, Holanda y Gran Bretaña entraron en el lucrativo comercio de especias y libraron muchas guerras para conservar el poder. A medida que las plantaciones de pimienta, nuez moscada, canela y otras especias importantes se establecieron en las islas tropicales, los monopolios de las especias se disolvieron.

Mezcla de especias

Además de coger el salero para potenciar el sabor de las sopas, guisos y salsas, pruebe con una gota de zumo de limón o vinagre. Al igual que la sal, el ácido compite con los compuestos de sabor amargo, reduciendo nuestra percepción de los mismos, ya que “aclaran” otros sabores. Sólo una pizca -1/8 de cucharadita- puede dar mucho de sí.

Utilice sal kosher -en lugar de sal de mesa- cuando condimente la carne. Sus granos más grandes se distribuyen más fácilmente y se adhieren bien a la superficie de la carne. Cuando una receta pide que se condimente la carne “al gusto”, sugerimos utilizar aproximadamente 1/8 de cucharadita de sal kosher por ración.

El momento exacto en el que se aplica la pimienta negra a la carne -antes o después de la cocción- afectará a la fuerza de su mordida. Si desea un sabor intenso a pimienta, sazone la carne después de haberla asado; si mantiene la pimienta alejada del calor, conservará sus compuestos volátiles. Por el contrario, si se sazona antes de cocinarla, se atenuará el sabor de la pimienta.

Enfriar los alimentos embota sus sabores y aromas, por lo que es importante compensar sazonando generosamente, pero con criterio. Para no excederse, sazone con una cantidad normal de sal antes de enfriar y luego pruebe y añada más sal si lo desea justo antes de servir.

Receta de condimento

Cuando intentas abastecer la cocina de tu casa, las opciones disponibles en tu supermercado local o tienda especializada pueden ser abrumadoras. Una de las áreas que está especialmente bien surtida es el departamento de especias.

En muchas tiendas puede haber cientos de especias y mezclas de especias diferentes. Las especias son utilizadas por los chefs profesionales y por muchos cocineros caseros; de hecho, su uso no ha dejado de crecer desde 2011 hasta ahora, según una encuesta reciente.

Como contrapunto a la siempre presente sal, la pimienta negra es una especia sabrosa que sabe bien en la mayoría de los platos salados en pequeñas dosis. Hay ciertas recetas, como la pasta con limón y pimienta o el pollo frito, que pueden beneficiarse de un toque más saludable.

Incluso si decide utilizar ajo fresco de forma habitual, tener ajo en polvo también puede ser beneficioso. Es una forma estupenda de añadir un poco de sabor a ajo a un plato o puede utilizarlo para mezclar con sus propias especias.

Aunque la canela es probablemente más conocida como un aditivo para los platos dulces o en su tostada matutina, esta especia puede ser una excelente adición a ciertos platos salados también. Utilícela en dosis muy pequeñas en chile, salsas de tomate y otros productos.

Wiki del condimento

Una abundante información anecdótica documenta el uso histórico de hierbas y especias por sus beneficios para la salud (1).    A partir de hace 6 millones de años, el hombre primitivo coevolucionó con las plantas con flor del mundo que le rodeaba (2).    Los primeros documentos sugieren que los cazadores y recolectores envolvían la carne en las hojas de los arbustos, descubriendo accidentalmente que este proceso mejoraba el sabor de la carne, al igual que ciertos frutos secos, semillas, bayas y cortezas. A lo largo de los años, las especias y las hierbas se utilizaron con fines medicinales. También se utilizaban para enmascarar los sabores y olores desagradables de los alimentos y, más tarde, para mantenerlos frescos (3).    Las antiguas civilizaciones no distinguían entre las especias y hierbas utilizadas para dar sabor y las utilizadas con fines medicinales. Cuando las hojas, las semillas, las raíces o las gomas tenían un sabor agradable o un olor placentero, eran demandadas y poco a poco se convirtieron en una norma para esa cultura como potenciador del sabor.

Desde los albores de la época bíblica (siglo XVII a.C.), las especias eran apreciadas para una gran variedad de usos, como ofrendas religiosas, rituales funerarios, medicinas, comercio y condimento. Las especias se mencionan en numerosas ocasiones en la Biblia. En el Cantar de los Cantares se mencionan varias especias culinarias, como la canela y el azafrán (2).    En el año 1000 a.C., la reina Saba visitó al rey Salomón en Jerusalén y le ofreció “120 medidas de oro, muchas especias y piedras preciosas” (2 Crónicas 9:9). El pueblo de Israel describió el pan de maná como “blanco como las semillas de cilantro” (Éxodo 16:31). El Nuevo Testamento se refiere a un diezmo religioso de “una décima parte de tus especias: menta, eneldo y comino” (Mateo 23:23) y se describen las especias para ungir el cuerpo de Jesús (Marcos 16:1).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad