Saltar al contenido

¿Cuál es la diferencia entre el humus y el tahini?

marzo 17, 2022
¿Cuál es la diferencia entre el humus y el tahini?

Nutrición del tahini frente al hummus

El hummus tradicional de Oriente Medio, una pasta cremosa y con ajo a base de garbanzos, se hace siempre con tahini, una pasta resultante de moler semillas de sésamo. Esta pasta tiene un maravilloso sabor a nuez, pero también un toque de amargura que no resulta muy atractivo para algunos. Como el sésamo es también un alérgeno común que muchos tienen que evitar, ¿por qué no hacer un delicioso hummus sin él? Nuestro hummus sin sésamo, igual de sabroso y saciante, tiene los mejores sabores del hummus típico y una rica textura, pero es apto para alérgicos, fácil de hacer y mucho menos calórico. La mayoría de las recetas utilizan 4 cucharadas de tahini por cada lata de garbanzos, lo que supone 356 calorías añadidas a la receta.

Hummus es el término árabe para referirse a los garbanzos y el plato es un elemento básico en las mesas de todo Oriente Medio. Los garbanzos, como se conocen comúnmente en Estados Unidos, proporcionan al hummus un gran valor nutricional. En nuestra receta, se obtienen 16 gramos de proteínas de una lata de garbanzos. Ideal para mojar pan de pita, chips de tortilla, galletas saladas o verduras crudas, el hummus es un ingrediente muy versátil, ya que también se puede utilizar en sándwiches, wraps, falafel o hamburguesas veganas.

Tahini vs tzatziki

La principal diferencia entre la msabbaha y el hummus es la textura. A diferencia del hummus, los garbanzos permanecen enteros[2]. A veces contiene huevo duro y, al igual que el hummus, se suele comer con pan de pita fresco[3].

La base del plato es la balila: garbanzos cocidos calientes en su propia agua de remojo con un poco de comino añadido, perejil picado y zumo de limón o lima. A veces se vierten piñones fritos en aceite de oliva o samneh (mantequilla clarificada) sobre la balila[cita requerida] Otros ingredientes son la tahina y el ajo picado.

Una variante de la msabbaha común en Damasco sirve garbanzos y tahini con mantequilla derretida, zumo de granada o limón y pistachos o piñones[4] En el Líbano, se conoce como masabaha o mashawsha, y puede servirse con un condimento de salsa picante con los platos de acompañamiento. También se vende envasado[5].

Receta de tahini

El humus es un alimento de Oriente Medio compuesto por garbanzos y tahini, una pasta de textura similar a la mantequilla de cacahuete que se elabora con semillas de sésamo. El humus se suele comer con pita u otro pan plano.

Dado que tanto los garbanzos como las semillas de sésamo son maravillosamente saludables, el hummus es una delicia para los nutricionistas. Los garbanzos son una buena fuente de proteínas, potasio y fibra. Las semillas de sésamo también son una fuente de proteínas, además de vitamina E y un potente antioxidante. Así que cuando los mezclas en el hummus, ¡estás cocinando de verdad!

Puedes comprar este alimento en la sección de delicatessen del supermercado, pero es muy fácil de hacer tú mismo y puedes ajustar los sabores a tu gusto. Es posible que tengas que comprar la pasta de tahini en una tienda de comestibles de Oriente Medio o por Internet. Si te sientes aventurero, puedes incluso hacer tu propio tahini con semillas de sésamo y aceite vegetal.

Para hacerla, no hace falta cocinarla, sólo un procesador de alimentos. Escurre una o dos latas de garbanzos. En este caso, es preferible la variedad enlatada a cocinar los propios a partir de garbanzos secos. Se trituran mejor que sus equivalentes recién preparados. Pon los garbanzos en tu procesador de alimentos y hazlos puré.

Receta de Hummus

En esta Receta de Hummus Tradicional con Tahini, hemos utilizado garbanzos con piel simplemente para que sea más fácil, así como para mantener toda la fibra. Si prefieres un hummus más suave, simplemente enjuaga los garbanzos cocidos bajo el agua y frótalos – la piel debería salir sin mucho esfuerzo. A continuación, añada el resto de los ingredientes y tritúrelos en una batidora o un robot de cocina. Pruebe para ver si su hummus está a su altura. Añade más sal si ves que le falta salinidad, líquido para una consistencia más cremosa, tahini para la profundidad del sabor, o limón para un sabor extra.  Sirve el hummus listo en un bol rociado con un poco de aceite de oliva y espolvoreado con un poco de pimentón, añade un poco de perejil fresco para decorar. Disfrútelo con pan de pita, galletas saladas y verduras en rodajas de su elección (por ejemplo, pimentón, apio, zanahorias o pepinos). ¡Buen provecho!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad