Saltar al contenido

¿Qué proteína puedo comer que no sea carne?

marzo 18, 2022
¿Qué proteína puedo comer que no sea carne?

Carne rica en proteínas

(zi3000 / Shutterstock.com) Cada vez son más las personas que abandonan la carne y se hacen vegetarianas o veganas. Ya sea por razones de salud, por cuestiones éticas o para ayudar al planeta, una cosa que todos comparten es la necesidad de sustituir la carne por fuentes de proteínas de origen vegetalPero eso es sorprendentemente fácil de hacer.

Según Healthline, una dieta sin carne puede proporcionarle todas las proteínas y nutrientes que necesita. Sólo hace falta un poco de planificación. Y hoy en día, hay un sinfín de productos veganos disponibles en los supermercados locales. Así que antes de comprar, echa un vistazo a estos siete alimentos de origen vegetal que tienen más proteínas que el consumo de huevos, productos lácteos e incluso carne.

También llamado gluten de trigo, esta popular alternativa a la carne contiene 25 gramos de proteínas, lo que la convierte en una de las mejores fuentes de proteínas de origen vegetal. El seitán se puede comprar solo o en una variedad de estilos y condimentos en la sección refrigerada de los supermercados y tiendas de alimentos saludables. El seitán puede freírse, saltearse o hacerse a la parrilla y puede incorporarse fácilmente a los platos asiáticos o incluso a un plato principal a base de plantas para el Día de Acción de Gracias.

Fuentes de proteínas veganas en comparación con la carne

Waldeck afirma que hay muchas formas creativas de obtener proteínas en la dieta además de comer carne. De hecho, hay numerosos atletas que siguen dietas vegetarianas y aún así son capaces de alimentar sus cuerpos para una actividad física intensa. Ella recomienda estas fuentes de proteínas:

1. La quinoa es el único grano que contiene todos los aminoácidos esenciales que la convierten en una proteína completa. Equivale a comer una pechuga de pollo, un filete o un salmón. «Me encanta la quinoa porque es muy versátil», dice Waldeck. «Es como una esponja. Absorbe todos los sabores que mezclas con ella, y se puede añadir a tantos platos diferentes.»

2. Las alubias, cuando se combinan con un almidón saludable, son una proteína completa y, de nuevo, son extremadamente versátiles. Se pueden mezclar en una ensalada, sopa, pasta, etc. 3. También hay tantos tipos de alubias que ayudan a aportar variedad a tu paladar.

4. Algunas verduras como el brócoli y las espinacas son buenas fuentes de proteínas. Lo ideal es añadirlas a otro alimento rico en proteínas, como mezclarlas con un bol de quinoa, porque no son una fuente suficiente de proteínas por sí solas.

Las mejores fuentes de proteínas veganas

A principios del siglo XX, el explorador del Ártico Vilhjalmur Stefansson pasó cinco años comiendo sólo carne. Esto significaba que su dieta consistía en un 80% de grasa y un 20% de proteína. Veinte años después, hizo lo mismo como parte de un experimento de un año de duración en el Hospital Bellevue de Nueva York en 1928.

Stefansson quería desmentir a quienes sostenían que el ser humano no puede sobrevivir si sólo come carne. Pero, por desgracia para él, en ambos escenarios enfermó rápidamente al comer carnes magras sin grasa. Desarrolló una «intoxicación proteica», apodada «inanición de conejo». Sus síntomas desaparecieron cuando redujo su consumo de proteínas y aumentó el de grasas. De hecho, después de regresar a Nueva York y a una dieta típica estadounidense con niveles más normales de proteínas, al parecer su salud se deterioró y volvió a una dieta baja en carbohidratos, alta en grasas y alta en proteínas hasta su muerte a los 83 años.

Sus primeros experimentos son algunos de los pocos casos registrados de ingesta elevada de proteínas con efectos adversos extremos, pero a pesar del aumento de las ventas de suplementos proteicos, muchos de nosotros seguimos sin saber cuántas proteínas necesitamos, cuál es la mejor manera de consumirlas y si un exceso o un defecto es peligroso.

Tabla de fuentes de proteínas veganas

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad