Saltar al contenido

¿Qué piensa la gente sobre el veganismo?

¿Qué piensa la gente sobre el veganismo?

Argumentos contra el veganismo

La respuesta sencilla es no, no soy vegano. A lo largo de mi vida, mi dieta ha cambiado bastante, como la de la mayoría de la gente. En 2011, empecé a despertar a los problemas de nuestro sistema alimentario industrializado globalizado y comencé a cambiar lo que comía. Documentales como Food Inc. y Earthlings me enseñaron la verdad sobre la procedencia de la carne que comía y el daño que estaba haciendo al mundo, a la humanidad, a otras especies y a mi propio cuerpo. Me horrorizó la cría industrial y decidí eliminarla de mi vida. No lo hice de la noche a la mañana, pero a lo largo de los siguientes años hice la transición a una dieta más basada en plantas.

Junto con esos cambios, hice muchos otros y me encontré cada vez más saludable y más feliz. Estaba en la mitad de la veintena y me encontraba más saludable que nunca en mi vida. Atribuí gran parte de esto a una dieta más basada en plantas, pero también a una dieta más sin procesar y sin envasar, a dejar el alcohol, a ser más activa físicamente en mi vida diaria en lugar de sólo a través del “ejercicio”, y a vivir una vida alineada con mis pasiones y mi propósito. Fue una hermosa transición en la vida para vivir por una tierra, una comunidad y un ser mejor.

Crítica al veganismo

La vegafobia o vegefobia es una aversión o desagrado hacia los vegetarianos y veganos[1][2][3][4][5] El término apareció por primera vez en la década de 2010, coincidiendo con el aumento del veganismo a finales de esa misma década[6][7] Varios estudios han encontrado una incidencia de sentimientos vegofóbicos en la población general[7][8][9][10] También existen sentimientos positivos hacia los vegetarianos y veganos. Debido a su dieta, pueden ser calificados como más virtuosos; pueden ser calificados como menos masculinos pero con más principios[11].

Los sociólogos Matthew Cole y Karen Morgan utilizaron el término vegafobia y el adjetivo derivado vegafóbico en un estudio de 2011, para referirse al prejuicio contra los veganos específicamente[1][12] Autores posteriores utilizaron el término veganofobia (vegan-) en este sentido[13][14].

Estudios posteriores definieron la vegafobia como la aversión dual a los veganos y a los vegetarianos juntos[9][15][16] Un estudio de 2019 sobre la vegafobia en este sentido añadió el término vegafóbico para una persona con vegafobia[10] La actriz y productora Jola Cora también utilizó el concepto de aversión dual, pero lo llamó vegefobia (con “e”), en una charla de 2013 titulada “Vegefobia, ¿qué es?”[17].

Odio a los veganos

¿Los veganos se creen mejores personas, y si es así, son realmente mejores? Si te haces esta pregunta, estás en el lugar adecuado. A menudo surge la impresión de que los veganos quieren imponer su estilo de vida a los demás. “Los veganos creen que son mejores personas”, se suele decir. Pero, ¿son sólo sentimientos a corto plazo o casos aislados? ¿O hay algo más?

Los veganos deciden dejar de comer carne por razones personales y también dejan de vivir como vegetarianos. Sólo eso ya confirma que les gusta más su nuevo enfoque de la vida. Lógicamente, ¿quién quiere deteriorarse voluntariamente?

Sin embargo, la impresión de que se creen algo mejor se crea principalmente en la discusión personal con los consumidores de carne y los vegetarianos. Entonces suele surgir la sensación de que los veganos quieren imponer su propio estilo de vida. Esto se debe principalmente a que quieren eliminar la injusticia de que los animales sean explotados para nuestro beneficio. Mientras que al revés no existe ninguna injusticia si uno se alimenta exclusivamente de plantas.

Artículo de opinión vegano

Entre los nutrientes esenciales que son más difíciles de obtener en una dieta vegetariana, si no se planifica cuidadosamente, se encuentran las proteínas, algunos minerales (especialmente el hierro, el calcio y el zinc), la vitamina B12 y la vitamina D. Fuentes de proteínas para los vegetarianos Las proteínas son esenciales para muchos procesos corporales, incluyendo la construcción y reparación de tejidos. Las proteínas están formadas por pequeños bloques de construcción llamados aminoácidos. Estos aminoácidos se clasifican en no esenciales (pueden ser producidos por el cuerpo) y esenciales (deben obtenerse a través de la dieta).

Una proteína “completa” tiene los nueve aminoácidos esenciales necesarios para las necesidades dietéticas. Sin embargo, la mayoría de los alimentos vegetales no son proteínas completas, ya que sólo contienen algunos de los nueve aminoácidos esenciales. Los productos de soja, la quinoa y las semillas de amaranto son algunas de las pocas excepciones de una proteína vegetal completa.

Antes se pensaba que los vegetarianos y los veganos debían combinar alimentos vegetales en cada comida para asegurarse de que consumían proteínas completas (por ejemplo, judías al horno sobre una tostada). Investigaciones recientes han descubierto que esto no es así.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad