Saltar al contenido

¿Cómo afecta el veganismo a la economía?

marzo 16, 2022
¿Cómo afecta el veganismo a la economía?

Agenda vegana

El veganismo está en alza. En enero de 2020, un número récord de personas de todo el mundo se adhirieron al movimiento Veganuary, en el que los participantes se comprometen a eliminar de su dieta todos los productos y derivados de origen animal durante el primer mes del año y, con suerte, después. Fundado en 2014, Veganuary es ahora el mayor movimiento vegano del mundo, y ofrece planes de comidas, recetas y consejos útiles para quienes se embarcan en un estilo de vida basado en plantas. En 2020, se hizo evidente que el veganismo había proliferado en la corriente principal, ya que los fabricantes, supermercados y restaurantes aprovecharon el rápido crecimiento del mercado vegano, con cientos de nuevos productos a base de plantas lanzados a través de los minoristas y las industrias basadas en alimentos.

La fundadora de Deliciously Ella y ex alumna de St. Andrews, Ella Woodward, marcó un hito este mes de enero al poner a la venta en todo el país sus tarros de desayuno veganos en Costa. En un post de Instagram, Woodward describe cómo «algo como este lanzamiento era literalmente imposible» cuando empezó su marca basada en plantas desde su casa de estudiante, porque «la comida vegana era rara» y «de nicho». Sus desayunos a base de plantas se pueden encontrar ahora en todas las calles del Reino Unido, incluida St Andrews.

Economista vegano

Desde que destacadas figuras públicas de todo el mundo se pasaron al veganismo, como Bill Gates y Jay-Z, las dietas basadas en plantas se han convertido en la corriente principal y ya no son recibidas con hostilidad. Debido a la constatación de innumerables beneficios, como la promoción del bienestar animal, el impacto medioambiental positivo, el aumento de la sostenibilidad y la mejora de la salud, la gente ha empezado a pasarse al veganismo (práctica de la dieta vegana) y se espera que esta tendencia crezca exponencialmente.

Según Annemans y Schepars (2018), en un marco más amplio, un enfoque económico basado en las plantas podría ahorrar miles de millones de dólares para los países y las personas podrían estar sanas, ¡además de prosperar sin comer productos animales! En contra de la creencia popular, las dietas basadas en plantas pueden contener tanto o más hierro que las dietas que contienen carne [1].

La alimentación forma parte de nuestra identidad cultural y, en el nivel más básico, es esencial para nuestra supervivencia. Dado nuestro nivel de sofisticación y control sobre nuestro mundo, comer seres vivos se ha convertido en una «opción» más que en una «necesidad». Thomas Edison dijo acertadamente: «La no violencia conduce a la ética más elevada, que es el objetivo de toda evolución». Hasta que no dejemos de dañar a todos los demás seres vivos, seguiremos siendo salvajes».

Efectos negativos del veganismo en la economía

Martin Cohen no tiene ningún conflicto de intereses formal, aunque en un sentido más amplio es un veterano defensor de las cuestiones ecológicas y autor de un libro reciente en el que expone argumentos filosóficos y sociológicos a favor de un enfoque más ético y holístico de la alimentación.

Frédéric Leroy recibe fondos de investigación de varias fundaciones y consejos, entre ellos la Fundación de Investigación de Flandes y el Consejo de Investigación de su Universidad. Está afiliado a la Asociación Belga de Ciencia y Tecnología de la Carne, una organización independiente y académica sin ánimo de lucro que agrupa a varios científicos belgas. Es miembro del comité científico del Instituto Danone Bélgica de forma no remunerada.

Si creyéramos en los periódicos y en los folletos de consejos dietéticos, probablemente pensaríamos que los médicos y los nutricionistas son quienes nos guían en la espesura de lo que hay que creer cuando se trata de la alimentación. Pero las tendencias alimentarias son mucho más políticas -y económicamente motivadas- de lo que parece.

Desde la antigua Roma, donde la Cura Annonae -el suministro de pan a los ciudadanos- era la medida central del buen gobierno, hasta la Gran Bretaña del siglo XVIII, donde el economista Adam Smith identificó un vínculo entre los salarios y el precio del maíz, la alimentación ha estado en el centro de la economía. Los políticos llevan mucho tiempo teniendo en cuenta la política alimentaria como forma de configurar la sociedad.

Promover el vegetarianismo

Seguir una dieta vegetariana podría ser la «mayor forma» de reducir el impacto medioambiental en la Tierra, según sugiere un nuevo estudio. Investigadores de la Universidad de Oxford descubrieron que eliminar la carne y los productos lácteos de la dieta podría reducir la huella de carbono de los alimentos hasta en un 73%.

Algunas investigaciones han relacionado las dietas veganas con la reducción de la presión arterial y el colesterol, y con la disminución de las tasas de enfermedades cardíacas, diabetes de tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Hacerse vegano es una gran oportunidad para aprender más sobre nutrición y cocina, y mejorar la dieta.

El informe afirma que las proyecciones para el futuro muestran que «las dietas veganas y vegetarianas se asociaron con las mayores reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero». Un cambio global hacia una dieta basada en plantas podría reducir la mortalidad y los gases de efecto invernadero causados por la producción de alimentos en un 10% y un 70%, respectivamente, para 2050.

Impactos en la economía de pasar a un sistema agrícola vegano … Desde el punto de vista económico, habría una reducción potencial del PIB de alrededor del 1%, pero esto se compensaría con el crecimiento en otras áreas, incluyendo el mercado de alimentos veganos. El sistema de agricultura animal también produce importantes costes externos que no paga.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad